EL DERECHO Y LA PROBLEMÁTICA ECOLÓGICA

CONCEPTO DE PROBLEMÁTICA ECOLÓGICA

La problemática ecológica podemos conceptuarla, diciendo que: "es la evolución y la incidencia de la acción del hombre sobre el Ecosistema, cuyo resultado se traduce en su deterioro y cambio morfológico; el estudio analítico del medio ambiente para determinar las causas o factores que influyen en el problema, sus efectos, tendencias, y las medidas de necesidad para la protección del ecosistema total o Mundo Biótico, donde el hombre es la célula fundamental, siempre con el gran ideal de lograr, mantener y mejorar la calidad de la vida".

La problemática ecológica, concepción mental y psicológica de la "crisis", alcanza su clímax en el momento cuando se da vigencia e importancia a la ecología, como ciencia fundamental en la protección del medio ambiente.

En su oportunidad, los proyectistas de la Ley Penal del Ambiente, al referirse a la problemática ecológica en la Exposición de Motivos de la Ley, así se expresan:

"La problemática ambiental plantea un reto cotidiano y de alta política, por la cual demanda un cambio cultural en los órganos del Estado y la sociedad civil para lo cual se impone una labor educativa permanente. La responsabilidad mayor compete a las élites políticas, judiciales, sindicales, empresariales, gremiales, académicas y comunicacionales, para crear una conciencia social ambientalista que supere la simple utilización racional de los recursos, que apenas es uno de los aspectos importantes. Se trata de garantizar su rendimiento sostenido y duradero, evitando reproducir en el modelo de organización y desarrollo las causas que generen degradación, contaminación o destrucción. Esta clásica idea de dominio sobre la naturaleza debe ceder ante una cosmovisión que el desarrollo verdadero so-lo es posible en convivencia con el ambiente. El disfrute del ambiente es una condición de la vida que no puede estar referida exclusivamente a la acumulación de bienes materiales. El ambiente en todo caso es un bien jurídico tutelado por la Constitución de la Re-pública y las leyes".

INICIO Y EVOLUCIÓN DE LA PROBLEMÁTICA ECOLÓGICA

Millones de años después de la aparición de la vida en la tierra, comienza el factor biótico del ambiente a ejercer acciones transformadoras sobre el medio y sobre sí mismo, produciendo en algunos momentos "desequilibrios", que ponen en peligro su propia existencia, es decir, su destrucción. Y en la medida que avanzaba el desarrollo de los seres vivos, tanto vegetales como animales, el fenómeno se hacía más notorio e incidente, hasta que, al aparecer y desarrollarse poblaciones humanas dentro de las comunidades, surge el "factor social", que como hecho consciente se dinamiza en forma cultural y civilizada, para transformar el medio donde se desenvuelve en procura de la satisfacción cada vez a mayor plenitud de sus necesidades.

Surge desde entonces el peligro de que esta actividad transformadora, inconsciente o irracionalmente, pueda convertirse en una acción depredadora, que maximice el peligro de atentar contra la propia existencia, al generar un desequilibrio ecológico incontrolable.

Por su parte, el hombre ha entendido su ubicación e imbricación en el medio que le rodea, al cual está ligado inexorablemente y del cual depende, aprovechando los elementos que lo conforman; así es como respira el aire de la atmósfera, bebe el agua y consume los alimentos que se producen en el mismo medio ambiente, logrando con su intelecto facilitar los procesos naturales, con pleno conocimiento de los fenómenos que intervienen en ellos.

De esta manera ha logrado intervenir activamente en el ecosistema mediante la ciencia y la tecnología, transformando algunos fenómenos para su beneficio, cambiando algunas formas naturales y modificando algunos procesos tales como el acortamiento de las cadenas alimenticias de los animales, domesticándolos y haciéndole cambios genéticos, al igual que a las plantas, para facilitar su crecimiento y desarrollo y para el mejoramiento de las especies con el fin de incrementar en el menor tiempo la producción de alimentos y otros bienes que le son indispensables.

En un principio, cuando la acción del hombre se dirigió a obtener recursos de la naturaleza mediante la actividad agropecuaria, era casi imperceptible su acción depredadora. Sin embargo, a medida que fue avanzando en su desarrollo social, fue incrementado el uso de la razón y el cultivo de la inteligencia, hasta ponerla al servicio de las entelequias, de las concepciones filosóficas, del desarrollo de la comunicación, de la cultura y de la educación. Y al descubrir con mayor claridad los fenómenos naturales, los utiliza al servicio de su bienestar, entendiendo la necesidad de explotar más y mejor los re-cursos naturales que le son indispensables; pero lamentablemente, en la medida que avanza en su desarrollo intelectual, aumentan las necesidades no básicas, que lo obligan a presionar cada vez más con mayor énfasis la naturaleza para solventarlas.

Esta situación, unida al también incremento poblacional, comenzó a actuar como factor multiplicador en el requerimiento de los recursos, hasta convertirse en el distorsionante factor depredador, causante del desequilibrio ecológico.

Se pone así de manifiesto el "peligro ecológico", que nos obliga a introducir y desarrollar el concepto de "racionalidad", para reducir hasta eliminar, lo que hoy conocemos como: "Crisis Ecológica o Ambiental".

La evolución de la crisis

Hace más de cinco décadas, cuando la palabra "ecología" tomó auge e importancia, gran cantidad de obras de éxito aseguraban que nos encaminábamos a toda velocidad a una catástrofe ecológica, y hace quince años se pensó que había comenzado la mortandad por falta de alimentos.

Hoy, treinta años más tarde, muchos pueblos del mundo han enfrentado graves crisis económicas, que han transformado a grandes sectores de la población en miserables, agravada en la primera década del siglo XXI, al sobrevenir una crisis económica a nivel global, con resultados impredecibles, que por la improvisación de muchos gobiernos y el uso político de la economía de sus Estados con intereses personalistas o de grupos de poder, han transformado sus economías en deplorables, cuyas consecuencias no pueden trasladarlas a los problemas ecológicos o medioambientales. Por ello, no podemos culpar de ello a la crisis ecológica, ya que gran parte se debe precisamente, a no haber aprendido ni iniciado el uso racional de los recursos naturales. El mundo sigue enfrentado a la crisis, aunque los problemas se presentan con menos dramatismo que en el pasado. La capa de ozono parece ser más resistente de lo que se pensó en un principio, los índices de natalidad han descendido en todas partes, menos en África. Pero lo más importante, es que somos más conscientes hoy de los problemas que causan la lluvia ácida, la deforestación, la desertización y la acumulación de dióxido de carbono. Somos, en otras palabras, más conscientes en cuanto al problema ambiental. Ello, en cierta forma, se debe al efecto educativo originado de la formulación de la crisis.

Ecología y Crisis

El desconocimiento de la necesidad de resguardar el equilibrio ecológico por parte de las civilizaciones, y en mayor grado por la civilización industrial y tecnológica moderna, es en el fondo la razón que suscita el interés y la importancia de la ecología.

Apunta al respecto Arturo Eichler : "Las alteraciones producidas por el hombre, homo faber, en el medio ambiente (deterioro de recursos, contaminación ambiental) han culminado en la actual crisis ecológica, que afecta al hombre mismo y a todos los organismos vivientes (plantas y animales)."

Por su parte, el autor inglés Aldous Huxley al definir la ciencia de la ecología, expresó: "... Únicamente cuando llevemos en la mente de la colectividad, que el problema básico que enfrenta el hombre del siglo veinte es un problema ecológico, será cuando mejoren nuestras normas y se hagan realidad. ¿Nos proponemos vivir en este planeta en armonía simbiótica con la naturaleza, o preferimos ser desenfrenadamente estúpidos, viviendo como parásitos crueles y suicidas que matan a su anfitrión y se destruyen a sí mismos?

Las zonas rojas del planeta

No en todas las regiones o zonas del planeta se presenta la crisis ecológica en los mismos niveles ni profundidades. En algunas partes es de alerta, en otras de cuidado, en otras de protección, en algunas de paralización, pero en muchas, se ha llegado al extremo que requiere de recuperación y reconstrucción. En muchos países el daño ecológico es profundo en algunas zonas, dada su sobre explotación en el pasado o por daños bélicos o de fenómenos naturales, pero en proporción, estos países, con sus propios recursos, pueden someter estas zonas a cuarentena, mediante estrictas medidas proteccionistas, procediendo a su recuperación. Mientras que otros países, confrontan dos problemas: el ecológico y la inexistencia o incapacidad económica para enfrentar su recuperación. Es allí, donde impera la crisis ecológica, transformada en una miserable economía que se traduce en hambre y vida miserable. Estos países requieren y reclaman el apoyo internacional para solventar todos sus problemas, labor que afrontan los entes correspondientes en el Organismo Internacional ONU.

Señales de peligro ecológico en lugares tan diferentes como Escandinavia, África, Nepal y las islas del Caribe, han obligado a los entes y organizaciones que se preocupan por el Medio Ambiente, a dirigir su atención a la administración prudente de los recursos naturales del planeta; a los efectos mundiales de la contaminación industrial; a la eliminación de los residuos nocivos de los procesos industriales; al control de las armas de destrucción masiva; al control del uso de la energía nuclear y, en especial, a los aspectos educativos, para evitar la superpoblación incontrolada y la proliferación de las guerras como arma económica.

El hombre de las primeras décadas del Tercer Milenio, tiene conciencia de la interdependencia del Medio Ambiente y de la economía. En este sentido, es necesario entender, que si se ha de asegurar la supervivencia de los sistemas que mantienen la vida humana, que conforman: el mundo natural de las plantas, los animales, los suelos, las aguas y el aire, sobre los cuales se construye la compleja estructura de la sociedad y el bienestar de la Humanidad, tienen que ir juntos la conservación y el desarrollo económico.

FACTORES O CAUSAS DE LA PROBLEMÁTICA ECOLOGICA

Los factores o causas que originan la problemática ecológica son de diferente índole, sin embargo, no es sino la acción irracional del hombre en su afán desmedido por transformar la naturaleza, la que produce los mayores estragos.

Como fenómenos naturales, se producen constantemente transformaciones dentro de la propia interrelación de los organismos que interactúan en el medio natural, pero estas transformaciones pueden considerarse como necesarias para el mantenimiento del ciclo biológico y para su equilibrio. No así, proceden en todos los casos las transformaciones originadas por el hombre, ya que la mayoría de las veces, éste en su afán desmedido por lograr el mayor beneficio en la utilización de los recursos, omite las más elementales leyes naturales. Pone así en peligro el ya mencionado equilibrio ecológico, cuyos efectos ponen de manifiesto lo que hemos dado en denominar la Problemática Ecológica o Ambiental.

Consideraremos como factores, o el conjunto de ellos, dos agrupaciones de procesos naturales provocados por el hombre, los cuales se transforman en autónomos y de gravedad progresiva, cuyo control por parte del mismo hombre se dificulta en la misma medida que progresa y se agrava. Estas dos agrupaciones son las producidas por la Explosión Demográfica y el Desarrollo.

Explosión demográfica

La explosión demográfica es un fenómeno social que incide en la Ecología, al transformarse en factor de perturbación del medio ambiente y de los elementos que en él se desenvuelven. Se origina de la natalidad no controlada o de la aglomeración de personas en espacios ambientales limitados, o donde la densidad de población sobrepasa el límite de la capacidad de albergue y de los recursos que en él existen.

En consecuencia, podemos considerar como causas de la Explosión demográfica: a) el alto índice de natalidad; y b) la concentración ciudadana.

Alto índice de natalidad

El nacimiento es un fenómeno biológico natural, necesario para la perpetuación de las especies, sin embargo, se transforma en un problema social, en la medida que su incremento es desproporcionado con relación a los espacios vitales del medio ambiente y a los recursos que en él existen.

Es un fenómeno característico y predominante en los piases pobres y menos desarrollados, llamados también del Tercer Mundo, donde se hace más notorio por la reducida provisión de recursos con que cuentan y por los bajos niveles tecnológicos y educativos, que ayudan a incrementar: la poca capacidad productiva, los bajos niveles de rendimiento económico, el deficiente usufructo de los recursos escasos, su deterioro, desgaste y consumo innecesario hasta su destrucción.

De hecho, la natalidad se transforma en problema, en la medida que su incremento produzca, como hemos dicho, una población, que sobrepase el límite de la capacidad del espacio vital del medio ambiente y los recursos que en él existan. Ya que al producirse tal situación, la población en exceso presionará sobre ellos, ocasionando su deterioro o destrucción, transformándose en un problema ecológico cuya magnitud es impredecible.

El problema de la natalidad sobre índices ha sido analizado en diferentes épocas históricas, muy especialmente, cuando las crisis por escasez de recursos se han hecho sentir en la humanidad. Y aun cuando el hombre ha sido siempre capaz de superar estas crisis, cada vez que aparece la dificultad para obtener los recursos en los niveles que los venían obteniendo, aparecen nuevas fórmulas para lograrlo y éstas siempre conducen al control de la natalidad.

Desarrollo de la población en el mundo

Entendemos por población humana mundial el número total de personas que viven en todo el mundo en un momento determinado, la que es determinada por los nacimientos y los fallecimientos de los personas, así como por su esperanza de vida en un momento determinado. Así, se ha estimado por los expertos estadísticos el crecimiento de la población mundial en el curso de la historia; el cual fue lento. Acelerándose rápidamente a partir del s. XIX.

Se calcula, que a fines del paleolítico era de 4 millones de personas y a causa de la revolución neolítica, el sedentarismo y la agricultura, aumentó hasta 80 millones en torno al año 5.000 a. C.

También refleja el estudio de la historia cultural, que el crecimiento poblacional en cierta forma ha sido intencional. Deducimos entonces, que la mayoría de las sociedades prefirieron en otros tiempos crear su bienestar material, a mantener la máxima población numérica en los mismos linderos del hambre. No obstante, en el límite del crecimiento contribuyeron en muchos casos: la escasez de conocimientos médicos y las mortandades producidas en las guerras.

A principios de nuestra era, la población mundial alcanzó unos 250 millones de individuos, que aumentaron muy lentamente, con épocas de regresión, como a mediados del s. XIV a causa de las guerras y de la peste en Europa.

Teorías sobre la evolución, la transición demográfica y la revolución productiva

Debemos entender, que en el crecimiento y en el mantenimiento de la población inciden varios factores en la transición demográfica: TN=Tasa de natalidad; TM=Tasa de mortalidad; CP=Población. Ésta última es el resultado de la sumatoria de ellas. El efecto de estos factores ha hecho que el crecimiento de la población sea mayor en los países menos desarrollados que en los países desarrollados. En efecto, estas teorías inciden en el mismo desarrollo de la población en las diferentes regiones del mundo.

En este sentido han surgido acciones de control: alto control sobre la procreación con el uso de métodos anticonceptivos y apoyo intergeneracional muy amplio a hijos y nietos, reforzamiento de los lazos familiares profundos; aumento de la esperanza de vida: envejecimiento demográfico y madurez de masas. No se produce un envejecimiento social sino un proceso de rejuvenecimiento por la prolongación de las etapas vitales a edades antes nunca imaginadas: la infancia se alarga, la juventud se alarga, así como la madurez, la vejez y la decrepitud; la renovada centralidad de la familia. Todos estos estudios prestan atención al rápido crecimiento del número de personas mayores y no sólo en las regiones ricas. En las partes más desarrolladas del mundo el 23% de la población ya es mayor de 60 años. Se prevé que el porcentaje ascienda hasta el 32% en 2050 y al 34% en 2100.

La teoría de la revolución reproductiva concluye que la familia se ha reforzado claramente. La reproducción se da y debe darse en la familia.

Población mundial del siglo xvii al siglo xxi

A partir del siglo XVII, los grandes avances del conocimiento científico, la agricultura, la industria, la medicina y la organización social hicieron posible que la población creciera de forma considerable. Las maquinarias fueron sustituyendo poco a poco la fuerza de trabajo humana y animal, aumentando lentamente el conocimiento y los medios para controlar las enfermedades.

Para el año 1.800 de nuestra era, la humanidad contaba por lo menos 1.000.000 de años de existencia y la población de la Tierra era tan sólo de 900.000.000 de habitantes, es decir, en términos estadísticos, un promedio anual de 900 habitantes por año en el crecimiento demográfico del globo. La revolución industrial y los avances científicos y médicos transformaron el proceso de crecimiento, y el incremento vertiginoso de población en Europa provocó movimientos migratorios a América, Australia y África.

En el s. XX, después de la Segunda Guerra Mundial, la explosión demográfica alcanzó a países del Tercer Mundo, lo que provocó que la población mundial, que era de 2.515 millones de personas en 1950, llegase a unos 5.000 millones en 1987. Para el año 2010 se anunció la llegada de la población a 6.500 millones de habitantes.

En líneas generales, se logra controlar el hambre y las enfermedades, incluso en zonas que no habían alcanzado todavía un alto nivel de escolarización o que no estaban tecnológicamente desarrolladas. Las causas de este cambio fueron el bajo costo de la importación de vacunas, antibióticos, insecticidas y la gran variedad de semillas de alto rendimiento. Al mejorar la red de abastecimiento de agua, las instalaciones de alcantarillado y las redes de transporte, aumentaron las cosechas y disminuyó el número de fallecimientos por enfermedades infecciosas y parasitarias.

En este sentido, se incrementó la esperanza de vida al nacer, que en los países desarrollados, pasó de 35-40 años en 1950 a 61 años en 1990. De allí que, la rápida disminución de fallecimientos en una población con altos índices de fertilidad hizo que muchos países en vías de desarrollo alcanzaran un índice de crecimiento anual superior al 3,1%, índice que duplicaría la población en veintitrés años. Podemos notar, que la población mundial se quintuplicó en 300 años, pasando de 500 millones en 1650 a 2.500 millones en 1950. Este crecimiento fue más espectacular en las regiones donde se inventaron y aplicaron nuevas tecnologías.

Población estimada para el siglo xxi

Según las estimaciones de las Naciones Unidas, de 5.300 millones de personas existentes en 1990, la población mundial pasaría a 6.200 millones en el año 2000 y a 8.500 millones en el 2025. Las estimaciones, máxima y mínima para el año 2025 son de 9.100 millones y 7.900 millones respectivamente.

Según los datos estadísticos de la ONU, el 30 de octubre de 2011, el planeta alcanzó la cifra de 7.200 millones de habitantes, estimando llegar a los 9.600 millones en 2050 y a comienzos del próximo siglo, el número de habitantes podría superar los 16.600 millones.

Según la ONU, la población del planeta aumentará de manera espectacular en las regiones más pobres del mundo. Según sus estimaciones, en el año 2028 la India se convertirá en el país más poblado del mundo superando a China. En total, los países en desarrollo experimentarán un crecimiento de 2.300 millones de personas hasta el año 2050, mientras que la población de las regiones desarrolladas seguirá estable.

Para el organismo internacional, el índice medio de natalidad mundial, que en 1990 era del 2,6 % se debía reducir al 2,2% para finales del siglo XX, y al 1,7% en el año 2025, con la correspondiente reducción del índice total de fertilidad de 3,3% en 1990 a 2,3% en el 2025. Entre tanto, la esperanza de vida media mundial, pasará de 65 años, que fue en 1990 a 73 años en el 2025.

El estudio señala que está previsto que la mitad de todo el crecimiento de la población entre 2013 y 2100 se concentre en sólo ocho países: Nigeria, India, Tanzania, la República Democrática del Congo, Níger, Uganda, Etiopía y Estados Unidos. Recordando, que aunque el crecimiento de la población mundial ha disminuido en su conjunto, aflora en el estudio, que algunos países en desarrollo, especialmente en África, todavía crecen con rapidez.

A pesar de que la población va aumentando, el estudio de la ONU prevé que la fertilidad en el mundo descienda de 4,53 a 2,87 hijos por mujer en el periodo 2045-2050 y a 2,11 hijos en el quinquenio 2095-2100.

Regiones más pobladas del mundo

En la actualidad las regiones más pobladas de la Tierra son Asia meridional, Asia oriental, Europa y la fachada atlántica de América del Norte. De los datos que se poseen hoy en día sobre población absoluta, densidad media y áreas de superpoblación, se deducen diversos factores: la concentración de habitantes en el Norte, las bajas densidades de América y África, la hiperpoblación de China e India, etc., que se prevé varíen en el futuro con el crecimiento demográfico de Asia meridional y África, y con el estancamiento de Europa y EE UU.

La población en países del tercer mundo.

En una visión histórica, en forma comparativa podemos apreciar la incidencia del fenómeno en los países del Tercer Mundo; así tenemos que para 1.950, de la población total del planeta, estimada en unos 2.500 millones, solo 800 millones correspondían a los países más desarrollados y el resto a los menos desarrollados. Hasta hoy, los desarrollados han incrementado su población hasta los 1.200 millones, mientras que los otros lo han hecho en 3.400 millones, estimándose mediante proyecciones para estos momentos, los desarrollados tienen una población de 1.300 millones, mientras que los menos desarrollados alcanzan los 4.800 millones.

Teorías sobre la evolución y el crecimiento de la población

La preocupación por el crecimiento de la humanidad, que ha ido en aumento constante desde su aparición hasta nuestros días, y se ha acelerado más que retardado en las últimas generaciones, ha dado origen a muchos estudios socioeconómicos para su control.

La evolución de la población y el crecimiento poblacional, son consecuencia de varios factores interrelacionados: la alimentación, la generalización de la higiene, la sanidad, la difusión de medicamentos y en general el desarrollo de la tecnología, que han sido decisivos para el fuerte crecimiento de la población mundial, que ha pasado de los casi 1.000 millones en el año 1800 a más de 6.000 millones en el 2000 y a unos 7.200 millones a finales de 2011; y aunque durante la denominada transición demográfica se produjo una fuerte reducción de la tasa bruta de mortalidad y de la natalidad, que se agudizaría durante la segunda transición demográfica, a partir de 1950, la población mundial siguió con un alto crecimiento, incluso con una baja natalidad en numerosos países, ya que a la fuerte y constante reducción de la mortalidad se ha unido el aumento generalizado de la esperanza de vida. La denominada revolución reproductiva constata, que la reducción del esfuerzo reproductivo supone una alta eficiencia reproductiva con baja natalidad y alta supervivencia de los individuos.

La concentración ciudadana

Consideramos también dentro de las causas de la explosión demográfica a la concentración ciudadana, por cuanto ésta incide, tanto en el despoblamiento de comunidades, como en el incremento poblacional en otras. Podemos decir, que este factor se origina en principio de la condición natural humana de la segregación, al tratar el hombre en todo momento de vivir agrupado o en sociedad, tendiendo siempre a habitar los medios naturales más propicios para la supervivencia, con las condiciones más favorables en cuanto a facilidad para la satisfacción de sus necesidades con el máximo grado de confort y bienestar, todo lo cual se lo proporciona el mayor grado de desarrollo socioeconómico, que obviamente encuentra en los centros de mayor índice poblacional, como lo son las grandes ciudades o urbes.

La incidencia descontrolada del éxodo del hombre en busca de mejores y más fáciles medios de vida produce el crecimiento rápido y desproporcionado de éstos grandes centros poblados, que al ofrecer aparentes mejores medios de vida, se transforma en centros de atracción de población.

A medida que un país pasa de una economía agrícola a una economía industrial, se produce una migración en gran escala de los residentes rurales hacia las ciudades. En este proceso, el índice de crecimiento de las áreas urbanas duplica el índice de crecimiento global de la población. En 1950, el 29% de la población mundial vivía en áreas urbanas, en 1990 esta cifra era del 43% y para el año 2000 se estima que aumentará a más del 50%.

El éxodo rural

La migración a las ciudades conlleva una importante disminución del número de personas que vive en el campo, y en consecuencia índices de crecimiento negativos en las áreas rurales. Fenómeno que mantiene una presión continua del éxodo rural y de las pequeñas poblaciones, hacia las grandes ciudades, donde este contingente de personas que se aventuran hacia ellas, encuentran y desarrollan condiciones precarias de vida y subsistencia inclusive inferiores a las existentes en sus lugares de origen; disminuyen la mayoría de las veces el consumo alimenticio y dietético indispensable para una vida saludable; aumentan la insatisfacción de las necesidades básicas; aparte de otras necesidades que generan al convivir en tales ciudades; atacan al medio natural más cercano como lo es el propio hábitat, en procura de vivienda para protegerse de la intemperie, para la recreación y para proporcionarse seguridad; aumentan el consumo de elementos energéticos biocontaminantes y biodegradantes, y, además, utilizan como espacio vital, áreas naturales y ambientales necesarias para el equilibrio biológico.

El alto crecimiento de la población es un problema que viene ocurriendo en todo el mundo, y como patrón general, se visualiza el problema de la marginalidad, que crece cada vez más proporcionalmente en estas ciudades, con índices de gravedad de acuerdo al mayor o menor grado de desarrollo social y económico de ellas.

Por otra parte, el crecimiento de las ciudades presiona a la reubicación de las industrias y muchas áreas de servicios, desplazando también zonas de alta vocación agropecuaria y fuentes de agua, con la consecuente degradación ambiental. Al extremo, muchas ciudades han sobrepasado el límite máximo de su espacio natural para permitir la vida, forzando en contra de la salud de sus habitantes: la contaminación ambiental, en todas sus facetas o formas de manifestarse.

Al nivel universal, existen ejemplos de crecientes ciudades que presionan al máximo a su medio ambiente. En ellas, se dificulta el suministro de agua y se ocupan áreas importantes de suelos fértiles para el cultivo; así tenemos a: Ciudad de México, Los Ángeles, Sao Paolo, Bogotá, El Cairo, Lima y muchas otras ciudades en el mundo.

La población en Venezuela.

Venezuela es un país sub-poblado en términos comparativos. Con un territorio de 916.445 Km2, incluyendo los 4.395 Km2 reclamados a Guyana, tiene una población de 31.650.392habitantes, 15.876.540de población masculina actual (50.2%) y 15.773.852 de población femenina (49.8%), distribuida en un 88% de población urbana y 12% de población rural. Con un crecimiento estimado de 1,50%, una densidad de población de 31,9%, una tasa de natalidad de 2,04% y mortandad del 0,52%. Una esperanza de vida de 73,5 años (Femenina 77,6 años y Masculina 71,5 años. La distribución es desequilibrada; más del 80% de la población se agrupa en los litorales, valles y piedemontes de la cordillera de la Costa y la de los Andes, creándose así grandes vacíos poblacionales al sur del eje fluvial Orinoco-Apure. Más del 40% de la población, está asentada en los ocho complejos urbanos más importantes del país. En el sur de Venezuela y en parte de la región zuliana se localiza la mayor parte de la población indígena, que apenas alcanza un 1,5% del total nacional.

La población venezolana, hasta mediados del pasado siglo, tuvo un alto índice de crecimiento a la par con el resto de los países llamados del Tercer Mundo. Hoy, ese crecimiento se ha desacelerado, especialmente en las zonas urbanas del centro y la región costanera. Sin embargo, vemos una anómala concentración en la franja N-NO, donde es notoria la aglomeración en la capital de la República, Caracas (Distrito Metropolitano y el contiguo estado Miranda), que engloba en la Gran Caracas, entre un cuarto y un quinto del total de la población del país.

Esta concentración, es notoria también en otras ciudades del mencionado eje N-NO, y de manera especial en las ciudades petroleras de Maracaibo y la Costa Oriental del Lago, al igual que Valencia, Barquisimeto, Maracay, Barcelona-Puerto La Cruz, San Cristóbal, Margarita, Ciudad Guayana y Maturín.

Hoy, cuatro de cada cinco venezolanos constituyen población urbana. Sin embargo, la mitad S-SE del país (Amazonas, Apure, Bolívar, Delta Amacuro) está sub-poblada.

En Venezuela, la concentración ciudadana en las áreas que ofrecen mayores posibilidades de bienestar (aparente), ha puesto de manifiesto la dicotomía del desarrollo y el subdesarrollo, cohabitando en áreas aledañas y circunvecinas. De manera general, el actual modelo de concentración del país, mantiene el 70% de la población en el 10% del territorio; mientras que la gran extensión territorial del 90%, con abundantes recursos naturales concentrados en ella, se encuentra sub-poblada y con grandes dificultades para la exploración y la explotación de dichos recursos.

Las razones de esta desigual distribución geográfica hay que buscarlas en la evolución histórica y económica de las distintas regiones de Venezuela. En efecto, ya desde el período prehispánico, la zona más densamente poblada era la del norte del país, conformada por la cordillera de los Andes y la de la Costa. Ello se debía a que era la región en la que los indígenas tenían una tecnología agrícola mucho más desarrollada, En cambio, la zona de los Llanos estaba escasamente poblada ya que los recursos, desde el punto de vista de los indígenas, eran relativamente escasos: terrenos inundables y demasiado secos el resto del año.

Los estados con mayor densidad de población son el Distrito Capital y los estados Lara, Carabobo, Aragua, Nueva Esparta y, en menor grado, Trujillo, Táchira y otros. Por el contrario, los estados más extensos son los que tienen menor densidad de población, especialmente el estado Amazonas (menos de 1 hab/km²), Bolívar, Apure y otros, cuya densidad de población no llega a los 5 habitantes por km².

Para el análisis, es interesante recordar que para 1985, el Área Metropolitana de Caracas con una superficie que representa el 17% del territorio nacional, concentraba el 18,13% de la población total del país, para la cual tenía una oferta de empleo del 21,21%. Con estimación para 1998, la ciudad de Caracas tenía una población de 1.975.294 habitantes y el área metropolitana con estimación para 1996, tenía una población de 3.009.292 habitantes; hoy hay estimaciones que indican que el área metropolitana sobrepasa la población de 4 millones de habitantes, con la creciente población de las áreas no controladas. Igual situación se presenta en las principales ciudades en orden de importancia, como Maracaibo, con 1.613.749 habitantes y Valencia, con 1.409.233 habitantes.

De manera general, Venezuela tiene sectorializada su mano de obra así: el 55% en el sector comercio y servicios, el 14% en el sector industrial, un 15% en la agricultura, silvicultura y pesca; y un 11% en la construcción, electricidad y transportes.

En este mismo orden comparativo de ideas, encontramos, que los hogares con situación crítica de pobreza se ubicaron en un 14,30% en la Capital y el 53,21% en la Región Andina, teniendo los últimos un ingreso medio por hogar, equivalente al 46,47% de los primeros.

En proporción similar se encontraban los hogares de la Región Nororiental, que alcanzaban solo el 54,72% del ingreso de los capitalinos. Hoy, todos estos parámetros han sido superados en cuanto a número y gravedad. La pobreza crítica ha abarcado inclusive a la clase media baja, cuando ésta a su vez ha descendido hasta un nivel casi de eliminación. Consecuencia de este fenómeno, es la proliferación de los cinturones de miseria en todos los centros urbanos más poblados del país, constituyendo una clase paupérrima, cuya mayor población está constituida por ciudadanos venidos de otros países del Área Andina y de las Antillas.

El desarrollo como causa de la problemática ecológica

Para hablar del desarrollo como causa de la problemática ecológica, es menester imbuirnos en la más nueva concepción del desarrollo, que en consideración al fenómeno que venía manejándose como de crecimiento económico, tuvo necesidad de considerar la posibilidad de enfrentarlo al deterioro que con él se venía produciendo por la libre acción del hombre.

Surge entonces el llamado "desarrollo sostenible", término aplicado al desarrollo económico y social que permite hacer frente a las necesidades del presente sin poner en peligro la capacidad de futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades.

Se comprendió, que existen dos conceptos fundamentales en lo que se refiere al uso y gestión sostenibles de los recursos naturales del planeta. En primer lugar, que estos son imperiosos para satisfacer las necesidades básicas de la humanidad, comida, ropa, lugar donde vivir y trabajo, lo cual implica prestar atención a las necesidades, en gran medida insatisfechas, de los pobres del mundo, ya que un mundo en el que la pobreza es endémica será siempre proclive a las catástrofes ecológicas y de todo tipo.

En segundo lugar, los límites para el desarrollo no son absolutos, sino que vienen impuestos por el nivel tecnológico y de organización social, su impacto sobre los recursos del medio ambiente y la capacidad de la biosfera para absorber los efectos de la actividad humana, comprendiendo que es posible mejorar tanto la tecnología como la organización social, para abrir paso a una nueva era de crecimiento económico sensible a los efectos que se producen en el ecosistema.

Los estudios nos indican, que durante las décadas de los 70’ y 80’,empezó a quedar cada vez más claro, que los recursos naturales estaban dilapidándose en nombre del "desarrollo", cuya acción venía produciendo cambios imprevistos en la atmósfera, en los suelos, en las aguas, en las plantas, en los animales, y en las relaciones entre todos ellos, reconociéndose que la velocidad del cambio era tal, que superaba la capacidad científica e institucional para detener, aminorar o invertir el sentido de sus causas y efectos. Hoy, treinta años más tarde, pareciera que la realidad fenomenológica con el cambio climático y los desastres naturales, nos estuvieran obligando a tomar conciencia y actuar para evitar la catástrofe final.

EFECTOS DE LA PROBLEMÁTICA ECOLÓGICA

Del análisis anterior, surgió el conocimiento de los grandes problemas ambientales que detallaremos más adelante:

- EL CAMBIO CLIMÁTICO, que es la modificación del clima con respecto al historial climático a una escala global o regional.

- EL CALENTAMIENTO GLOBAL DE LA ATMÓSFERA(el efecto invernadero), debido a la emisión, por parte de la industria y la agricultura, de gases (sobre todo dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y clorofluorocarbonos) que absorben la radiación de onda larga reflejada por la superficie de la Tierra;

- EL AGOTAMIENTO DE LA CAPA DE OZONO de la estratosfera, escudo protector del planeta, por la acción de productos químicos basados en el cloro y el bromo, que permite una mayor penetración de rayos ultravioleta hasta su superficie;

- LA CRECIENTE CONTAMINACIÓN DEL AGUA Y LOS SUELOS por los vertidos y descargas de residuos industriales y agrícolas;

- EL AGOTAMIENTO DE LA CUBIERTA FORESTAL(deforestación), especialmente en los trópicos, por la explotación para leña y la expansión de la agricultura;

- LA PÉRDIDA DE ESPECIES, TANTO SILVESTRES COMO DOMESTICADAS, de plantas y animales por destrucción de hábitats naturales, la especialización agrícola y la creciente presión a la que se ven sometidas las pesquerías;

- LA DEGRADACIÓN DEL SUELO EN LOS HÁBITATS AGRÍCOLAS Y NATURALES, incluyendo la erosión, el encharcamiento y la salinización, que produce con el tiempo la pérdida de la capacidad productiva del suelo

Como consecuencia de estos fenómenos, que consideramos como factores o causas de la problemática ecológica, dos efectos se ponen de manifiesto en forma directa sobre la acción del hombre y en consecuencia, inciden y multiplican el factor degradante, destructor y contaminante del medio ambiente o ecosistema; ellos son:

El incremento de las necesidades humanas

Se deriva de la "explosión demográfica" y de la "concentración ciudadana". Obliga a que la acción del hombre presione sobre los elementos del sistema ecológico.

Las necesidades humanas crecen en cantidad, aunadas al desarrollo cultural que le es inherente. En este caso, el crecimiento es desmedido en cuanto a las necesidades básicas, es decir, las fisiológicas que pesan sobre el hombre para su subsistencia, dada la dificultad para la consecución de los recursos necesarios para la manutención y para lograr el mínimo de calidad de visa.

Es evidente, que estos dos factores que aumentan el índice poblacional, presionan sobre el propio medio ambiente.

La acción devastadora de la naturaleza

Simultánea con la explotación de los recursos naturales, se produce la acción destructora de la naturaleza en otros recursos naturales, especialmente: suelos flora y fauna.

Aparece la irracionalidad en las exploraciones y explotaciones: agrícolas, pecuarias, mineras, forestales y acuíferas.

LA CONTAMINACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE Y DE LOS RECURSOS NATURALES

La acción de estos fenómenos, concluyen en resultados del deterioro del medio ambiente y de los recursos que en él se encuentran, siendo tal vez el más graves de los problemas de la sociedad moderna: la contaminación, que no es otra cosa, sino la alteración o trastorno de los distintos medios o ambientes naturales (atmósfera, agua, suelo, etc.) por la presencia de sustancias o formas de energía extrañas, que rompen el equilibrio ecológico y destruyen o dañan a las especies animal y vegetal.

Contaminación con sustancias químicas

Para la Organización Mundial de la Salud , la contaminación del aire, del suelo, de los alimentos y del agua por substancias químicas inorgánicas y por aguas servidas, es un problema que se viene estudiando desde hace años y que sin duda seguirá estudiándose. Para ellos, este problema es menor, en comparación con la contaminación que se deriva de las nuevas substancias químicas orgánicas, que el hombre sintetiza, algunas de las cuales son persistentes y su empleo se ha generalizado a nivel mundial. Figuran entre ellos, los nuevos plásticos y plastificantes, los detergentes y disolventes sintéticos, los aditivos alimenticios, los compuestos que se añaden a los combustibles o a las aleaciones y los plaguicidas.

Contaminación con productos sintéticos

Los productos sintéticos, que se usan cada vez más en el hogar como materiales de construcción, utensilios y muebles, vestidos y un sin fin de ellos, penetran directa o indirectamente en los alimentos y las reservas de aguas superficiales y subterráneas, cuando son liberados en la atmósfera; es decir, el nivel y alcance de contaminación es global en el medio o hábitat, por lo que en un informe presentado por la OMS, ésta recomienda que los diferentes tipos de contaminación, sea del aire, del suelo o del agua, por cuanto su inseparabilidad e interrelación son evidentes, y constituyen la contrapartida inevitable del modernismo, deben ser estudiados para encontrar el nivel máximo de aceptación de ésta, sin que ponga en peligro la salud y el bienestar del hombre, conciliando su máximo grado de desarrollo con un alto nivel de calidad de vida.

La vida misma es afectada actualmente a distintos niveles por la contaminación del aire, de las aguas y de los alimentos; por la destrucción de los suelos de vocación agrícola, de las selvas tropicales y otros ecosistemas frágiles; por las lluvias ácidas, capaces a su vez de destruir la vegetación y corroer el mármol de los edificios y las obras de arte que han resistido durante siglos la acción de la intemperie; por lo efectos negativos de la acción nuclear; por los desechos tóxicos industriales; por la desaparición de los ríos y montañas; por la destrucción de la capa de ozono; y por muchos otros efectos que se derivan de la aplicación de los avances científicos y tecnológicos, concomitantes con el desarrollo industrial, del urbanismo y de toda la gama y facetas del desarrollo integral del hombre, dentro y por la sociedad.

CONTAMINACIÓN Y DEGRADACIÓN ATMOSFÉRICA O DEL AIRE

En términos generales, se habla de contaminación ambiental para señalar la dispersión producida por la exhalación, irradiación, emisión o efluvio de polvos, gases y gérmenes en el entorno humano, aun cuando es sabido que el ambiente o medio ambiente, es el conjunto de circunstancias o condiciones físicas y químicas exteriores que rodean a las personas, a los animales y a las cosas que interactúan en él. Igualmente, se considera como contaminación, la dispersión en alta densidad y gran presión de ondas producidas por las vibraciones de los cuerpos, que en forma de sonido crean sensación desagradable en el oído de las personas. En tal sentido, se consideran elementos contaminantes, algunos químicos, físicos, biológicos y sónicos calificados como ruido.

La contaminación ambiental en el aire y en la atmósfera, por su percepción muchas veces lenta e insensible al cuerpo humano, se ha ce tolerable en cuanto que los seres humanos se acostumbran a vivir con ella, sin embargo, las consecuencias se ponen de manifiesto en el mediano y largo plazo, cuando los daños en las personas son crónicos y muchas veces irreversibles o incurables.

Sobre algunos elementos contaminantes se ha especulado de tal manera que, nos encontramos a veces entre la credibilidad y la incertidumbre; por cuanto los investigadores específicos en materia ambiental, en sus conclusiones nos presentan criterios tan bien elaborados, que nos es difícil dudar de su contenido. Ellos nos resumen, un cuadro evolutivo sobre los cambios naturales ecólogo-morfológicos que se vienen produciendo en el ecosistema global tierra y hasta no tener una idea precisa sobre su causa específica, debemos relacionarla con la actividad desarrollada por el hombre enfrentando a la naturaleza, cuando trata de adaptarla a sus necesidades de sustento, confort y, en definitiva, en la búsqueda permanente de un más alto nivel de vida.

El freón y la destrucción de la capa de ozono

Muchos científicos en sus conclusiones han alertado sobre las consecuencias de la acumulación de CO2 y la destrucción del Ozono (O3) por el Freón en las capas superiores de la atmósfera. Igualmente, han tratado de demostrar, como la temperatura promedio del planeta ha aumentado en 0,05ºC en los últimos treinta años, y que pareciera, que como consecuencia de este incremento del calor, los casquetes polares se licuan gradualmente, produciéndose el incremento del nivel de los mares, estimando en 1,1 milímetro por año, lo que significa que, en los últimos 90 años, el nivel de los océanos se ha elevado en unos 9 centímetros.

Los más recientes estudios, denominados por los investigadores como "la amenaza de los sprays"; nos alertan sobre la constante desprotección que viene sufriendo el planeta contra la acción dañina de los rayos ultravioletas que emanan del sol, al eliminarse progresivamente la capa de ozono existente en la porción más alejada de la estratosfera. Capa sin la cual sería imposible la vida, cuyos daños inminentes en el ser humano serían el incremento de los casos de cáncer en la piel, enfermedades oculares, cambios en el crecimiento de las plantas, y tal vez otros fenómenos aún desconocidos.

El Ozono (O3) es un gas muy oxidante, de color azul pálido, que pasa a azul intenso al licuarse. Está compuesto de tres átomos de oxígeno en una molécula, que se deriva del oxígeno común (O2) que solo contiene dos átomos. Se descompone al absorber los rayos ultravioletas y por reacciones químicas con diversos gases. Es además de escaso, muy sensible especialmente a las manifestaciones actuales del desarrollo como los son: la combustión de las turbinas de los aviones supersónicos, especialmente el Concord, que afortunadamente no prosperó como se pensó para los años Sesenta cuando aparecieron con furor y ha sido sacado del mercado; el incremento en el uso de los abonos nitrogenados, los cuales obligan a la liberación del oxígeno nitroso de la atmósfera; el uso de los clorofluorocarbonos (CFC), considerados como la mayor amenaza actual, especialmente los Freón 11 y 12, utilizados como refrigerantes y extintores de incendio; y los más dañinos constituidos por los aerosoles, consistentes en lacas propulsadas por Freón, los cuales hoy, se estima que consumen un millón de toneladas anuales de CFC, cuya estabilidad química no puede ser descompuesta en la atmósfera, estimándose que ello contribuirá a aumentar el anhídrido carbónico en la atmósfera y como hemos indicado, consecuencialmente a su calentamiento.

La contaminación sónica

Es un tipo de contaminación social, que deteriora el medio ambiente y lo hace hostil, al producir una afectación con desagrado al oído humano. Es producida por el ruido, más conocido como estruendo, jaleo, bulla, bullicio.

En las comunicaciones electrónicas, radio, televisión, etc., el ruido se debe a la presencia de corrientes eléctricas u ondas electromagnéticas que no tienen ninguna relación con la señal que se desea recibir, pero que se mezclan con ella. Generalmente estas corrientes eléctricas se producen por causas atmosféricas, térmicas, interferencias, etc. Esta contaminación guarda mucha relación con la radiación.

Una de las contaminaciones sónicas más atacadas en la actualidad, es la producida por los grandes motores de turbina utilizados en la aviación. Por ello, los Estados Unidos de NA, han promulgado una ley, que restringe el uso de aviones que no tengan instalados filtros sónicos. Ley que han comenzado a aplicar con las aeronaves de cualquier nacionalidad que quieran aterrizar en sus aeropuertos. De hecho, esta ley obligará a todas las fábricas de aviones, a producir aeronaves con motores no contaminantes en materia de sonido, máxime, cuando recientemente hubo fusión de las dos fábricas de aeronaves norteamericanas.

La contaminación radiactiva.

Aun cuando hemos incluido la radiación producida por las centrales atómicas, como contaminación ambiental, merece hacer una separación metodológica de la contaminación producida por el material radiactivo, en atención a los efectos tan desastrosos que han producido en la humanidad, cuyo peligro no cesa, a pesar de los tantos tratados firmados a nivel internacional para regularizar el uso de la energía nuclear, y para la proscripción de las armas nucleares. La ley de Soddy, denominada así en honor a su descubridor, describe las transmutaciones nucleares por emisión radiactiva.

El elemento que experimenta una transformación radiactiva acompañada de radiación; ga pierde dos unidades en su número atómico y, consecuentemente, retrocede dos puestos en su lugar de la tabla. El elemento que experimenta una transformación radiactiva acompañada de radiación á negativa, aumenta en una unidad su número atómico y, de este modo, avanza un puesto en su lugar de la tabla.

La radiación, la consideramos como la acción y efecto de irradiar energía emitida en forma de ondas electromagnéticas. Los términos corrientes de calor, luz, rayos ultravioletas, radioondas y rayos gamma; se refieren todos a fenómenos naturales de la misma clase, es decir, a formas diversas de la radiación electromagnética que se mueven en el vacío con la misma velocidad, 300.000 km/s, y que solo difieren en su longitud de onda, o sea, en su frecuencia de vibración.

Se considera la radiación como coherente, cuando genera ondas electromagnéticas capaces de descomponerse en elementos entre cuyas fases o frecuencias existe una relación determinada; cósmica, la que llega a la Tierra procedente del espacio; electrónica, la formada por los electrones liberados de una sustancia; térmica, el proceso por el cual se transmite el calor de un foco generador a un receptor, sin que se caliente el medio existente entre ambos.

Contaminación por explosiones nucleares

Al hablar de contaminación ambiental radiológica, es necesario mencionar, aparte de las explosiones experimentales proscritas, con las últimas de Francia y China, las bombas atómicas lanzadas a finales de la Segunda Guerra Mundial en Hiroshima (6 de agosto de 1945) y Nagasaki (9 de agosto de 1945). Para tener idea, no solo de la contaminación, sino de la destrucción de los recursos en la zona de su uso, es necesario saber que, las bombas atómicas alcanzan intensidades equivalentes a decenas de miles de toneladas de trinitrotolueno (TNT o trilita) o, en la nomenclatura corriente, decenas de kilotones.

En cuanto a su uso pacífico, y por cuanto se debate el aprovechar la economía de la energía nuclear vs su peligrosidad, en el análisis de la conveniencia, tanto por el incremento del precio de la energía de los llamados combustibles fósiles, especialmente el petróleo y las consecuencias de los accidentes por fallas, deficiencias o productos de fenómenos sísmicos, hacemos una relación histórica de los accidentes que han ocurrido en plantas generadores de esta energía. Así vemos, que en la historia de la energía nuclear ha habido numerosos incidentes. Los considerados más graves teniendo en cuenta la Escala Internacional de Eventos Nucleares (INES) han sido el producido en la central de Three Mile Island, en Pensilvania (EE UU), en 1979 y el de Chernóbil, en 1986, el peor accidente nuclear de la historia hasta ahora. Ambos se produjeron por fallos humanos. En España, el accidente más grave ha sido el de la central de Vandellós I, en Tarragona.

El accidente Three Mile Island, en Pensilvania comenzó a las 04.00 horas de la mañana del 28 de marzo de 1979, cuando hubo un fallo en un circuito de la planta y comenzó un prolongado escape de agua radiactiva a través de los circuitos de refrigeración del reactor. Se produjo mientras la planta operaba al 97% de sus 1.000 megavatios de potencia y fue consecuencia de procedimientos erróneos por parte de los operadores, que pusieron en estado crítico el sistema de enfriamiento del reactor produciendo una grave fuga de materiales radiactivos a los circuitos secundarios que obligaron a evacuar la planta y sus alrededores. No hubo víctimas mortales, pese a que en el momento del accidente unas 25.000 personas residían en zonas a menos de ocho kilómetros de la central. Los estudios realizados sobre la población demuestran que tampoco hubo daños a personas a largo plazo. Aun así, miles de habitantes fueron evacuados ante la nube radiactiva que se formó, de unos treinta kilómetros cuadrados.

Las consecuencias económicas y de relaciones públicas sí fueron importantes, y el proceso de limpieza largo y costoso (duró diez años). Además, el accidente redujo notablemente la confianza de la población en las centrales nucleares porque fue el más grave de la historia hasta ese momento. Según la Escala Internacional de Accidentes Nucleares (INES) tuvo una categoría 5 (de un total de 7) que supone un "accidente con consecuencias amplias". Hoy en día la central sigue funcionando y tiene licencia de explotación hasta el año 2034.

El accidente nuclear de Chernóbil, ciudad de Ucrania, ocurrido el 26 de abril de 1986, ha sido considerado hasta ahora el más grave ocurrido, a pesar de que se discute la proporción del de Fushihama de Japón de 2011. El de Chernóbil ocurrió, cuando el equipo que operaba en la central se propuso realizar una prueba con la intención de aumentar la seguridad del reactor. Durante la prueba, en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de esta central nuclear, produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor, que terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior, arrojando a la atmósfera unas 200 toneladas de material fisible con una radiactividad equivalente a entre 100 y 500 bombas atómicas como la que fue lanzada sobre Hiroshima.Causó directamente la muerte de 31 personas, forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación de unas 135.000 personas y provocó una alarma internacional, al detectarse radiactividad en diversos países de Europa septentrional y central. El gobierno ocultó la catástrofe las primeras dos semanas y mintió informando de una forma breve que había sucedido un accidente muy controlado y nada alarmante en la central. Investigadores suecos fueron los primeros en darse cuenta del suceso; y según expertos ucranianos, Chernóbil se cobró la vida de más de 100.000 personas en Ucrania, Rusia y Bielorrusia -los países afectados por la catástrofe-, cifra que organizaciones ecologistas, como Greenpeace, elevan hasta 200.000. Aunque las conclusiones de los estudios que se han hecho sobre la tragedia son objeto de controversia, sí coinciden en que miles de personas afectadas por la contaminación han sufrido o sufrirán en algún momento de su vida efectos en su salud. El cierre definitivo de la central se completó en el año 2000. Todavía hay una zona de exclusión alrededor de la instalación en la que la vida humana es imposible.

El accidente nuclear más grave en la historia de España se produjo el 19 de octubre de 1989 en Vandellós (Tarragona), cuando se inició un incendio que ocasionó importantes disfunciones en diversos sistemas necesarios para garantizar la refrigeración del reactor. El incendio se declaró, según un informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), tras un fallo mecánico. El accidente fue clasificado como de nivel 3 en la escala INES, que corresponde a un "incidente importante" por lo que no provocó emisión de radioactividad al exterior. No hubo víctimas y el elevado coste de las medidas exigidas por el organismo regulador español (CSN) para corregir las irregularidades detectadas hizo que la empresa explotadora decidiera su cierre definitivo.

Cronología de otros accidentes nucleares

- 12 DE DICIEMBRE DE 1952.El primer accidente nuclear serio tiene lugar en la planta de Chalk River, en Ottawa (Canadá), al fundirse parcialmente el núcleo, sin causar daños personales. En mayo de 1958, un incendio en esa planta produjo una fuga radiactiva.

- 30 DE SEPTIEMBRE 1957.Una explosión en la central secreta de Chelliabnsk-40, conocida como Mayak, en los Montes Urales (la antigua URSS), causó al menos 200 muertos y contaminación de 90 kilómetros cuadrados con estroncio. Un total de 10.000 personas fueron evacuadas y decenas de miles quedaron expuestas a la radiación.

- 7 DE OCTUBRE 1957.El incendio en un reactor de la planta nuclear de Windscale-Sellafield en Liverpool (Reino Unido), produce una fuga radiactiva que contaminó un área de 300 kilómetros cuadrados.

- 3 DE ENERO 1961.Tres técnicos de la Armada estadounidense mueren en la planta de Idaho Falls, en un accidente con un reactor experimental. Fue el primer accidente nuclear en EEUU.

- 7 DE AGOSTO 1979.Un millar de personas resultaron contaminadas por la radiación emitida por una central secreta cerca de Irwin (Tennessee, EEUU).

- 8 DE MARZO 1981.Fuga de agua radiactiva procedente de la planta de Tsuruga (Japón), no dada a conocer hasta seis semanas después, a la que quedaron expuestas 300 personas.

- 13 DE SEPTIEMBRE DE 1987.Un accidente radiactivo provocado por la contaminación una cápsula de cesio-137 en la ciudad brasileña de Goiania causa cuatro muertos y 240 heridos.

- 6 DE ABRIL DE 1993.La explosión de un contenedor lleno de una disolución de uranio en la planta secreta de Tomsk-7 (Siberia, Rusia), dedicada al reprocesamiento de combustible nuclear, ubicada a 20 kilómetros de la ciudad de Tomsk (500.000 Habitantes), contaminó unos 1000 kilómetros cuadrados

- 30 DE SEPTIEMBRE 1999.Una fuga de uranio en una central de combustible nuclear de la empresa JCO en Tokaimura (Japón) provoca la muerte de dos operarios y otras 438 personas resultan afectadas por las radiaciones.

- 9 DE AGOSTO 2004.Cinco trabajadores mueren a consecuencia de un escape de vapor en la sala de turbinas de uno de los reactores de la planta nuclear de Mihama (Japón).

- 8 DE ABRIL 2008.Al menos dos muertos por una fuga de gas en la central nuclear de Khushab (Pakistán) por la que fue evacuada la población en un radio de 16 kilómetros.

- 11 DE MARZO 2011:Ocurre el accidente nuclear del complejo de Fukushima, que ha sacudido los cimientos de la industria nuclear y ha dejado al descubierto debilidades de un sistema que se vendía como invulnerable. Japón, la tercera economía del mundo, admite que no sabe cómo evolucionará el accidente, la contaminación radiactiva se extiende y ni siquiera ha sido capaz de recuperar el suministro eléctrico a los seis reactores del Complejo, lo que deja dudas sobre el diseño de las plantas nucleares, lo pinta de negro el pretendido renacer atómico, por cuanto ya había un precedente del 16 de julio de 2007, cuando a las 10.13, un terremoto de 6,8 en la escala de Richter sacudió la costa este de Japón. Sismo que superó las bases de diseño de la nuclear de Kashiwazaki-Kariwa, la mayor del mundo, con siete reactores nucleares frente a la costa. La aceleración medida en la tierra fue superior a las bases de diseño en el reactor 1. En 2007, otro sismo dañó una central en Japón. Pero lo peor es que no hay mucha claridad sobre la seguridad de este sistema energético.

La magnitud del escape radiactivo de Fukushima es aún una incógnita y Japón no ha hecho pública ninguna estimación; pero institutos oficiales de Austria y Francia han dado sus cálculos, basados en lo que han medido en EE UU y en Japón las estaciones de un tratado internacional para evitar pruebas atómicas sin control. Los resultados son dispares. Francia afirma que la emisión ha sido un 10% de la de Chernóbil y Austria, que el cesio emitido oscila entre el 20% y el 60% del accidente de Ucrania. Arturo Vargas, de la Universidad Politécnica de Cataluña y que trabaja con este tipo de modelos, explica que hay incertidumbres, pero que puede servir sobre la fuente de emisión: "Buena parte de la radiación se ha dispersado sobre el Pacífico, ya que los vientos dominantes iban hacia allí".

El Gobierno japonés ordenó evacuar a la población en un radio de 20 kilómetros y luego recomendó que se fueran los que vivan a menos de 30 kilómetros de la central. Los datos de contaminación justifican la decisión. A 40 kilómetros al noroeste, en el pueblo de Litate, se ha medido una contaminación por cesio-137 de 163.000 bequerelios por kilo (543 veces más de lo permitido en la UE). Ese es un punto muy caliente y la contaminación no sigue un patrón homogéneo (hay zonas con mucho menos cesio y yodo-131).El cesio-137 tarda 30 años en desintegrarse a la mitad, lo que demuestra que o Japón emprende una gran tarea de descontaminación o crea una zona de exclusión alrededor de la central, como se hizo en Chernóbil.

Los analistas e investigadores en la materia y en general la industria atómica, acumula un largo historial de oscurantismo. En este caso, el retraso en la información creado confusión en la OIEA y algunos países han admitido tener poca información. Lo cierto es, que la NISA tiene entre manos calificar a Fukushima como un nivel 6, lo que lo convertiría en el peor accidente tras Chernóbil. Lo cierto es que la industria nuclear, que comenzaba a salir del letargo en el que quedó sumida tras Harrisburg y Chernóbil, hoy la opinión pública estaba viendo con cuidado la opción atómica. En Japón, Alemania, Italia, Tejas (EE UU) y Chile ya han suspendido planes para construir plantas o para alargar la vida de las existentes. La UE ha anunciado una revisión de seguridad del parque nuclear que, previsiblemente, llevará a nuevas inversiones en las plantas. Además, los requisitos de seguridad para las nuevas centrales encarecerán los proyectos. Fukushima puede ser el tropezón definitivo.

Otros elementos contaminantes y vehículos provocadores

El siguiente cuadro muestra una relación de elementos contaminantes del medio ambiente y el vehículo o elemento provocador:

CONTAMINANTE VEHICULO

Dióxido de Carbono Motores y Fábricas

Monóxido de Carbono Siderúrgica, automotores

Óxido de Nitrógeno Motores, aviones

Fosfato Detergente

Mercurio Centrales eléctricas, minería

Plomo Industrias químicas, plaguicidas, minería,

automotores

Petróleo Explotación y transporte

DDT Plaguicidas

La Radiación Centrales atómicas

El Ruido Motores, equipos electrónicos

CONTAMINACIÓN Y DEGRADACIÓN DEL AGUA

La contaminación y la degradación de las aguas se produce por un conjunto de procesos físicos y químicos, originados por la acción expresa o derivada de algunos otros procesos en su uso, donde se le incorporan al líquido materias extrañas como: microorganismos, productos químicos, residuos industriales y de otros tipos, o aguas residuales y otros elementos que la hacen impura e insalubre. Aun cuando se le considere potable, la mayor parte de las aguas se encuentran contaminadas por organismos vivos. Generalmente, a simple vista puede apreciarse una gran contaminación del agua, sin embargo, es con el análisis microbiológico como puede determinarse la presencia de los elementos contaminantes, que hagan necesaria su esterilización.

Entre otros, son elementos contaminantes de las aguas, los siguientes:

- MATERIAS ORGÁNICAS E INORGÁNICAS EN DESCOMPOSICIÓN, minerales, productos químicos y sustancias radiactivas.

- MATERIAS FECALES HUMANA Y ANIMAL, en las aguas residuales de las colectividades y alcantarillados.

- MATERIA ORGÁNICA QUE DEMANDA OXÍGENO, cuya descomposición produce la desoxigenación del agua.

- RESIDUOS DE FERTILIZANTES, pesticidas y sustancias tensioactivas contenidas en los detergentes, que producen efectos químicos e inutilizan el agua.

- NUTRIENTES VEGETALES QUE ESTIMULAN EL CRECIMIENTO de plantas acuáticas que interfieren el destino del agua y, al descomponerse, agotan el oxígeno disuelto y producen olores desagradables.

- SEDIMENTOS FORMADOS POR PARTÍCULAS DEL SUELO Y MINERALES arrastrados por las tormentas y escorrentías desde las tierras de cultivo, los suelos sin protección, las explotaciones mineras, las carreteras y las demoliciones urbanas.

- MATERIALES SÓLIDOS QUE ENTRABAN LOS CURSOS DE AGUAy el proceso de oxigenación.

- SUSTANCIAS ORGÁNICAS E INORGÁNICAS CON FINES DE PESCA comercial, deportiva y otros fines.

- MICROORGANISMOS INFECCIOSOS y otros gérmenes patógenos.

- CALOR Y RADIOACTIVIDAD generados por fábricas e industrias.

- SUSTANCIAS RADIACTIVAS procedentes de los residuos producidos por la minería y el refinado del uranio y el torio, las centrales nucleares y el uso industrial, médico y científico de materiales radiactivos, el petróleo, especialmente el procedente de los vertidos accidentales.

También se considera contaminante, el calor vertido con el agua empleada para la refrigeración de las fábricas y las centrales energéticas, las cuales hacen subir la temperatura del agua de la que se abastecen.

Efectos de la contaminación del agua

El principal efecto se manifiesta en la salud humana. Es el caso por ejemplo, que la presencia de sales del ácido nítrico (nitratos) en el agua potable puede producir una enfermedad infantil que en ocasiones es mortal. El cadmio presente en algunos fertilizantes puede ser absorbido por las cosechas y de ser ingerido en gran cantidad, puede producir un trastorno diarreico agudo así como lesiones en el hígado y en los riñones. Daños similares son conocidos como producto de la ingestión del mercurio, del arsénico y del plomo diluido en las aguas.

Los lagos son vulnerables a la eutrofización, que se produce, cuando el agua se enriquece de modo artificial con nutrientes, generalmente químicos arrastrados por el agua desde los campos de cultivo, que producen un crecimiento anormal de las plantas. Este proceso de eutrofización puede ocasionar problemas estéticos, como: malos sabor y olor, acumulación de algas o verdín desagradable a la vista, así como un crecimiento denso de las plantas con raíces, el agotamiento del oxígeno en las aguas más profundas y la acumulación de sedimentos en el fondo de los lagos, así como otros cambios químicos, tales como la precipitación del carbonato cálcico en las aguas duras.

Otro problema de contaminación del agua cada vez más preocupante es la lluvia ácida, de la que hemos hecho referencia, la cual tiende a dejar los lagos desprovistos de vida. Ejemplos tenemos en Venezuela con los lagos de Maracaibo y Valencia, y muchas lagunas naturales y artificiales, entre ellos, el lago artificial estético construido en el Círculo de las Fuerzas Armadas. Igualmente, se han observado efectos de descontrol biótico en el lago de la represa Raúl Leoni en Guri.

Origen de la contaminación de las aguas

La contaminación de las aguas se origina de tres ambientes socioeconómicos: el urbano, el industrial y el agrícola.

EN EL AMBIENTE URBANO se generan las aguas residuales en los hogares y en los establecimientos comerciales. Durante mucho tiempo, el principal objetivo de la eliminación de residuos urbanos fue el de reducir su contenido en materias que demandan oxígeno, sólidos en suspensión, compuestos inorgánicos disueltos, entre ellos, los compuestos de fósforo y de nitrógeno, y las bacterias dañinas. En la actualidad, se pone mayor énfasis en la eliminación de los residuos sólidos producidos por los procesos de depuración, de donde se han derivado tres fases en el tratamiento de las aguas residuales urbanas: el primario, para la eliminación del material arenoso, la filtración, el molido, la floculación o agregación de los sólidos y la sedimentación; el tratamiento secundario, implica la oxidación de la materia orgánica disuelta por medio de barro biológicamente activo, que seguidamente es filtrado; y el tratamiento terciario, en el que se emplean métodos biológicos avanzados para la eliminación del nitrógeno y métodos físicos y químicos, tales como la filtración granular y la absorción por carbono activado.

EN EL AMBIENTE INDUSTRIAL, se generan las aguas residuales, que difieren de acuerdo a las empresas y el impacto de los vertidos industriales depende tanto de sus características comunes, como de la demanda bioquímica de oxígeno, y de su contenido en sustancias orgánicas e inorgánicas específicas. El control de los vertidos industriales puede hacerse en el lugar donde se generan, es decir, dentro de la planta. Allí pueden tratarse previamente y descargarse en el sistema de depuración urbana; o pueden depurarse por completo en la planta y ser reutilizadas o vertidas en las corrientes o masas de agua.

EN EL MEDIO AGRÍCOLA, se generan por las labores agrícolas, el ganado comercial y las granjas avícolas, que crean muchos contaminantes orgánicos e inorgánicos de las aguas superficiales y subterráneas. Contaminantes que incluyen, tanto sedimentos procedentes de la erosión de las tierras de cultivo como compuestos de fósforo y nitrógeno que, en parte, proceden de los residuos animales y los fertilizantes comerciales. Los residuos animales tienen un alto contenido en nitrógeno, fósforo y materia consumidora de oxígeno, y a menudo albergan organismos patógenos. Los residuos de los criaderos industriales se eliminan en tierra por contención, por lo que el principal peligro que representan es el de la filtración y las escorrentías. Las medidas de control pueden incluir el uso de depósitos de sedimentación para líquidos, el tratamiento biológico limitado en lagunas aeróbicas o anaeróbicas, y toda una serie de métodos adicionales.

CONTAMINACIÓN Y DEGRADACIÓN DEL SUELO

La principal característica del suelo es el estar constituido por distintas capas u horizontes, y compuesto por elementos de origen mineral y orgánico, que sirven de nutrientes para la vida vegetal y animal. Su diferencia en su relación ambiental o ecológica, está dada por sus caracteres, composición, estructura, roca madre, etc., así como por la acidez o alcalinidad que poseen o por el material dominante: arcilloso, arenoso, calizo, salino, etc.

En este sentido, cuando el hombre altera su constitución para aprovecharlo con fines agrícolas, ganaderos o forestales, generalmente lo afecta grandemente por su contaminación y más por la destrucción de sus capas orgánicas e inorgánicas, únicas capaces de generar y mantener la vida. Por otra parte, de manera consecuencial se genera por la acción del hombre, un fenómeno natural derivado, que se constituye en la fuerza principal de destrucción del suelo, como lo es la erosión, que además de contaminar el suelo, contamina el aire y el agua. En este sentido, dándole la magnitud de este fenómeno de degradación, exponemos con extensión, los efectos de la erosión en los suelos.

La erosión

La erosión es el proceso físico-químico de modificación y destrucción de los relieves de la corteza terrestre por desgaste y posterior retirada del material rocoso, debido a la acción de agentes externos, también llamados exógenos, que puede darse tanto por causas naturales como por la acción directa del hombre. Son modificaciones que se realizan sobre los relieves de la superficie terrestre, que concluyen además en una acumulación final de materiales producto de la decantación. El concepto de erosión abarca entonces tanto la acción de roer o desgastar como la de acumulación de las partículas levantadas y transportadas.

Es un fenómeno que ocurre, por cuanto las rocas están expuestas a los agentes meteóricos (temperatura, lluvia, rayos solares, etc.) y experimentan un proceso conocido como meteorización, nombre por el cual se conoce la alteración de la roca por la acción de dichos agentes. Estos agentes de erosión rara vez actúan por separado, y, cuando es así, sus efectos se observan con toda claridad, como sucede en zonas de la biosfera, que continuamente soportan temperaturas extremas. La meteorización puede ser física o química; la primera es la que produce la desintegración mecánica de las rocas, entre cuyos agentes cabe citar los cambios de temperatura, los vientos, las aguas que discurren por la superficie terrestre, los rayos solares y el hielo glaciar. En cuanto a la meteorización química, ésta produce la descomposición total o parcial de los minerales integrantes de la roca, y sus agentes son, principalmente, el agua, el oxígeno y el anhídrido carbónico.

La atmósfera puede actuar mecánica y químicamente: el viento es el principal agente de desintegración mecánica, y su labor de erosión principal es denominada denudación. En su acción de desintegración química, el aire actúa principalmente a través del vapor del agua, el oxígeno y el anhídrido carbónico que contiene. En realidad, tal proceso no es debido al viento en sí, sino al choque de las partículas que el viento transporta contra los obstáculos que encuentra en su camino. Este arrastre de las partículas en suspensión se denomina deflación, y la acción erosiva de las partículas sólidas sobre los obstáculos recibe el nombre de corrasión o corrosión eólica, que es apreciable especialmente en los ecosistemas desérticos.

El sol también influye en la erosión por causas mecánicas ya que los rayos solares que caen sobre las rocas producen dilataciones en éstas, que se traducen en grietas y resquebrajamientos al llegar la noche y bajar bruscamente la temperatura. Estos resquebrajamientos son consecuencia de las continuas presiones que soporta el sustrato rocoso derivadas de la alternancia entre fenómenos de dilatación y contracción.

Dentro de éstos, el agente más importante es el anhídrido carbónico, presente en el agua de lluvia, que produce diversas reacciones químicas en las rocas. La lluvia contribuye también a la erosión mecánica desde el momento mismo de su precipitación, al golpear directamente sobre las rocas de la superficie terrestre y remover partículas que luego mantiene en suspensión. Además, cuando cae sobre terrenos arcillosos puede producir movimientos de tierra derivados de la formación de superficies fangosas. Esta acción erosiva puede darse también en el interior de la tierra, ya que cuando hay vegetación el agua penetra en las capas profundas de la tierra y da lugar a las aguas subterráneas.

Por su parte, las aguas subterráneas ejercen en su recorrido por el subsuelo una acción de descomposición química sobre las rocas que encuentran a su paso, que, en el caso de las rocas calizas, puede llegar a su disolución y a la formación posterior de cavernas o grutas. Las estalactitas y estalagmitas no son más que pequeños depósitos de carbonato cálcico que produce el agua en contacto con la roca caliza.

Agentes generadores de erosión

Como hemos mencionado, son muchos los agentes generadores de erosión que se han clasificado, atendiendo al factor principal:

1. Agentes biológicos

Los animales y las plantas son considerados agentes biológicos, ya que contribuyen a la formación de rocas y a la acción de los fenómenos de meteorización, al ser ellos quienes regulan la cantidad total de oxígeno y anhídrido carbónico de la atmósfera. También suministran materia orgánica para la formación de sedimentos y llegan a modificar las condiciones ambientales.

2. Agente antrópico

El hombre en sus acciones trasformadoras del medio ambiente. Su actividad en función del desarrollo y para la provisión de alimentos y agua para la satisfacción de sus necesidades. Varias son estas acciones o causas de origen humano o antrópico capaces de provocar un aumento de erosión superficial: la sobreexplotación de los suelos agrícolas y la tala de árboles, responsable de la desaparición de tres cuartas partes de la masa boscosa existente hace cuatro mil años; el sobrepastoreo y la actividad ganadera en terrenos con un frágil equilibrio ecológico; las obras públicas que varían las condiciones de la dinámica externa y, finalmente, la práctica industrial. La de-forestación generalizada de la cubierta vegetal, produce un aumento paralelo en la velocidad de erosión del suelo, cambios en el balance hídrico y en la escorrentía superficial. El aumento de la deforestación y la paulatina pérdida de suelo no permiten la infiltración de las precipitaciones en el terreno, agua que pasa a formar parte de la escorrentía superficial. En estas condiciones la escorrentía presenta un carácter muy variable al combinar etapas de grandes inundaciones con otras de sequía.

La ausencia de vegetación también se traduce en una progresiva disminución de la evapotranspiración y en consecuencia de la humedad en la atmósfera, lo que origina una progresiva desertización del terreno, que es otro fenómeno que favorece la labor erosiva de diversos agentes meteorológicos como, por ejemplo, el viento.

Una acción que pareciera ineludible, son las grandes obras públicas destinadas al aprovechamiento de la dinámica fluvial, como lo son los embalses, trasvases, canales, etc.; la dinámica costera en la construcción de puertos, playas artificiales, etc. Y otras que presentan una limitación en su explotación y cambian enormemente las condiciones naturales de erosión, transporte y erosión durante su creación y posterior durabilidad como infraestructura.

En el caso de las prácticas industriales en los países más desarrollados, han dado lugar a la aparición de diversos problemas medioambientales como el de la lluvia ácida, que es causa de la deforestación de grandes masas boscosas y la contaminación de los ríos. También hay que hacer mención al efecto invernadero, producido por el calentamiento de la atmósfera como consecuencia de las actividades industriales y la combustión excesiva de combustibles fósiles, que provoca una emisión desmedida de CO2. Todo esto ha traído como consecuencia un cambio climático global, del que aún se desconoce qué efectos producirá en la Tierra las próximas décadas ya que precisamente casi todos los agentes atmosféricos (agentes externos o de erosión), dependen íntimamente del clima.

Parece evidente, por tanto, que las causas no naturales de la erosión han sido las que han cobrado mayor importancia en las últimas décadas, lo que ha obligado a tomar medidas encaminadas a reducir su incidencia sobre la superficie terrestre.

Normalmente, los efectos de la erosión se tienden a confundir con los propios procesos que los originan; de ahí que la acción erosiva de los ríos, mares, aguas subterráneas y glaciares se estudie más desde la perspectiva de las formas del relieve que de la propia labor de desgaste o incisión que provocan.}, tales como los valles, acantilados, cuevas, etc., que generan una consideración especial.

Atendiendo a la protección del recurso suelo, debe cuidarse su erosión, pues aunque éste es un proceso natural, cuando un cultivo artificial acelera dicho proceso puede afectar gravemente a la fertilidad en grandes zonas. En este sentido, debemos recordar que el suelo es uno de los recursos naturales más atacado por la acción transformadora del hombre, y con él, la flora que vive con su soporte y sustento. En el suelo se encuentran las sales minerales y compuestos químicos necesarios para las plantas, que en conjunción con el agua conforman el hábitat de las especies animales y el del propio hombre.

La deforestación generalizada de la cubierta vegetal, produce un aumento paralelo en la velocidad de erosión del suelo, cambios en el balance hídrico y en la escorrentía superficial. El aumento de la deforestación y la paulatina pérdida de suelo no permiten la infiltración de las precipitaciones en el terreno, agua que pasa a formar parte de la escorrentía superficial. En estas condiciones la escorrentía presenta un carácter muy variable al combinar etapas de grandes inundaciones con otras de sequía.

Parece evidente, por tanto, que las causas no naturales de la erosión han sido las que han cobrado mayor importancia en las últimas décadas, lo que ha obligado a tomar medidas encaminadas a reducir su incidencia sobre la superficie terrestre.

Principales tipos de erosión

La erosión es la principal forma de transformación del relieve terrestre, que empieza a actuar en el momento en que una parte de la superficie de la tierra se eleva, aunque su ataque es muy diferente según las formas topográficas o la naturaleza de las rocas sobre las que actúa. Este diferente comportamiento se denomina erosión diferencial, mientras que la erosión producida por el viento se denomina erosión eólica; la producida por la lluvia y las aguas corrientes se conoce como erosión hidráulica; la debida a las lenguas glaciares se denomina erosión glaciar, y la producida por la acción del mar se denomina erosión marina. La erosión provocada por la acción del hombre y de los seres vivos se llama erosión biótica, a cuya acción transformadora se suman fenómenos naturales que atacan a los suelos, produciendo en ellos daños muchas veces irreversibles a corto y mediano plazo.

1. Erosión fluvial

Los ríos son los más importantes de estos agentes erosivos, ya que a su paso forman valles y gargantas. En la acción geológica de un río hay que tener en cuenta el volumen de agua que arrastra y la fuerza de su caudal, ya que están en proporción directa a su poder de erosión. También es un aspecto importante la cantidad de sedimentos que arrastra en suspensión, pues la mayor parte del material que forma las rocas sedimentarias fue transportado en épocas pasadas por las aguas salvajes, torrentes y ríos. Por otra parte, se calcula que los ríos llevan al mar 1.010 toneladas de sedimentos anualmente. Es un aspecto importante la cantidad de sedimentos que arrastra en suspensión, pues la mayor parte del material que forma las rocas sedimentarias fue transportado en épocas pasadas por las aguas salvajes, torrentes y ríos.

2. Erosión marina

En el mar el elemento principal de erosión son las olas, cuya constante batida contra las costas puede llegar a desgajar bloques de roca de gran tamaño, que al quedar libres actúan también como elementos de desgaste, antes de quedar desmenuzados. Los efectos erosivos del agua del mar dependen no solamente de la fuerza del oleaje, sino también de la naturaleza de las rocas que forman las costas y de la posición de sus estratos respecto a la superficie del mar. Las morfologías de acantilado son las más conocidas dentro de la dinámica litoral.

3. Erosión glaciar

La actividad erosiva de un glaciar es muy intensa, debido al enorme peso de la masa de hielo en movimiento, que arrastra los materiales que encuentra a su paso. Debido a esta intensidad, hoy se puede saber qué tierras estuvieron ocupadas por glaciares, ya que presentan una topografía característica. Un glaciar puede formar valles en forma de U y lagunas, trasladar piedras de gran tamaño a lugares muy alejados de su origen, que dan lugar a las llamadas rocas erráticas y acumular grandes bloques de cantos, arenas y arcillas desprendidos del glaciar en sus típicas morfologías de acumulación que se denomina morrena.

4. Erosión eólica

La erosión eólica es el desgaste de las rocas o la remoción del suelo debido a la acción del viento, que como agente modelador del relieve puede acarrear grandes cantidades de polvo a través del mundo, pero los granos de arena solo pueden ser transportados a distancias relativamente cortas. Como ya se ha mencionado anteriormente, el viento es el principal agente de desintegración mecánica de las rocas como consecuencia del choque que se produce entre la superficie y los materiales que dicho fluido lleva y arrastra en suspensión, en saltación o por rozamiento. Su acción es muy activa en todas aquellas regiones bajo condiciones climáticas mediterráneas, áridas y desérticas. El cuarzo es el mineral más abundante en las partículas de arena; normalmente es resistente a la meteorización química, a la disolución y a la abrasión, es decir, que la erosión eólica es referente al viento con la arenilla que se encuentra en la tierra. La arena se encuentra distribuida por toda la superficie terrestre, pero particularmente en los desiertos, las costas, estuarios de ríos y espacios que han registrado glaciaciones. Se estima que el agua pudo haber sido el agente original que ocasionó la concentración de las grandes masas de arena de los desiertos y el viento sería el agente de redistribución. Muchos de los grandes depósitos, especialmente los llamados mares de arena o ergs, se estiman ser el resultado de una importante actividad fluvial durante el Cuaternario. Indiscutiblemente, la acción del viento es muy activa en todas aquellas regiones bajo condiciones climáticas mediterráneas, áridas y desérticas.

Desiertos y zonas áridas

Los desiertos y sub-desiertos, y en general las zonas que pueden calificarse como áridas, ocupan aproximadamente el 35% de la superficie terrestre, definiéndose como tal a aquella zona que presenta precipitaciones anuales inferiores a 200 mm y su evaporación es superior a los 2.000 mm.

Se caracterizan estas zonas por lo siguiente:

- Tienen una escasez casi absoluta de precipitaciones, que, además, de escasas, son irregulares, variando considerablemente de unas áreas a otras.

- Las temperaturas oscilan notablemente de unos desiertos a otros, dependiendo de la altitud en que se hallen situados y de su proximidad al mar, siendo en todos los casos bastante rigurosas.

- Los suelos, a pesar del criterio generalizado, tienen bastante variedad biótica.

- Las inhóspitas características del clima y la litología y edafología de los suelos requieren de los animales y plantas grandes adaptaciones para sobrevivir.

- Como peculiaridad, en estas zonas las lluvias no llegan siempre en la estación del año deseada. En algunos desiertos se reciben lluvias en cualquier época. En otros, durante la estación fría; y en otros, durante la cálida, pero siempre en cantidades mínimas.

En relación con las temperaturas y cercanía de la costa, también existen variaciones. Por ejemplo, el Gran Cañón del Colorado en USA, presenta un clima fuertemente continental, con un invierno riguroso, mientras que las zonas áridas mediterráneas tienen un invierno más suave, y las situadas cerca del ecuador son constantemente calurosas.

Debido a la poca o escasa densidad vegetal, el viento no encuentra obstáculos a su paso, por lo que sopla continuamente, actuando como agente causante de la erosión y transporte de materiales, por tanto, como modelador del paisaje. Por todo ello, los accidentes y la naturaleza del suelo adquieran enorme valor, siendo esto determinante para la localización y densidad de los organismos.

En contrario a lo que se piensa de los desiertos, el paisaje no es homogéneo, constituido por grandes extensiones de arena. Un desierto puede contener cierta variedad de conformación y encontrar en él zonas muy distintas, a las que se les denomina de forma muy diversa.

En 1996 entró en vigor la Convención de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación constituyendo el primer y único marco legalmente vinculante a escala internacional que ha sido creado para hacer frente al problema de la desertificación. La Convención se fundamenta en los principios de participación, colaboración y descentralización, y ha sido suscrito por 195 países.

Recuperación de suelos desertizados

A lo largo de los años se han estudiado diversos métodos para recuperar terrenos desertizados, muchas veces con éxito. Un método que ha tenido mucha aceptación es la reforestación progresiva de las zonas afectadas. Realizando un estudio dentro de cada caso, se van introduciendo especies de plantas que soporten los niveles de sequía en la zona, aumentando los niveles de humedad y progresivamente introduciendo nuevas especies ganando terreno sobre las zonas afectadas. Existe un caso práctico que se llevó a cabo en la década de 1930, con éxito en Villa Gesell, una pequeña ciudad del litoral de Argentina. En Venezuela, en la pasada década de los 70’, se desarrolló un plan de siembra de pino Caribe y eucalipto en zonas áridas al norte del rio Orinoco, que cumple el objetivo de reforestación y de industrialización del pino para madera y aceite .

En Israel, el científico León Brenig presentó el proyecto Geshem (lluvia en hebreo), con el que pretende crear lluvia artificial, basada en la denominada "isla de calor", definida como región de una determinada superficie con una temperatura significativamente superior a la de sus alrededores, aproximadamente unos 6ºC por encima de esta, en la cual se atrapa el vapor de agua contenido en la atmósfera hasta una altura superior a 1 km, donde empieza a condensarse para, a continuación, provocar precipitaciones.

Este método ha creado cierta expectativa en el mundo científico, y va a ser probado por primera vez en Israel en el desierto del Néguev, a 150 km de la costa, una vez se disponga del material necesario para evitar la contaminación, y sea lo suficientemente barato para que su aplicación sea rentable. El proceso de investigación se puede prolongar hasta cinco años y no tendrá consecuencias negativas para el ambiente por lo que lograría resolver los problemas de flora y fauna que los trasvases y la desalinización provocan. Otros países como España siguen muy de cerca el desarrollo de este proyecto.

Los esfuerzos para aliviar la pobreza de las comunidades locales a través de grupos de autoayuda, los gobiernos nacionales a través de los planes de desarrollo y la comunidad internacional a través de asistencia para el desarrollo son a menudo inferiores a la sequía y la desertificación. La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación es una herramienta, a disposición de locales, comunidades y organizaciones de la sociedad civil, gobiernos locales y nacionales y subregionales y las instituciones regionales, para ayudar a consolidar estas ganancias. Mediante la utilización de los indicadores diseñados para supervisar y evaluar los cambios ambientales actores y medios de vida a todos los niveles pueden potenciar a sí mismos y tomar decisiones basadas en la evidencia.

Zonas del mundo con gran desertización

• MADAGASCAR: es el país más erosionado del mundo. El 93 % del bosque tropical y el 66 % de su selva lluviosa han sido talados.

• ÁFRICA: en países muy poblados y con pocos recursos, como los de la franja subsahariana, se observa un incremento de las zonas desérticas. Naciones, que durante siglos habían sostenido sociedades prósperas, se encuentran ahora en el límite de la subsistencia.

• ESPAÑA: es el país de la Unión Europea con el mayor índice de desertificación.

• ITALIA: es el país de la Unión Europea con el menor índice de desertificación.

• ARGENTINA: la Patagonia argentina, región sur de su vasto territorio, se halla muy afectada por este fenómeno en su parte central y en menor medida en su parte costera, debido al sobrepastoreo, el aprovechamiento incorrecto de los recursos hídricos y lacustres, y del espacio empleado para la agricultura, así como también influye la explotación petrolera.

• TÚNEZ: más de la mitad del país está cubierto por tierras desérticas, con el Sáhara al sur, que avanzan hacia el norte.

Actividades de destrucción y contaminación de los suelos

Entre otras, destacan las siguientes actividades que afectan los suelos, provocando su destrucción o su contaminación:

• Actividades para la construcción de obras de ingeniería y de arte en zonas urbanas y extraurbanas;

• Actividades de exploración y explotación minera;

• Actividades agropecuarias;

• La acción incontrolada del aire y el agua en tierras desprotegidas;

Los depósitos de basura y otros desechos sólidos y líquidos.

La vida misma es afectada actualmente a distintos niveles por la contaminación del aire, de las aguas y de los alimentos; por la destrucción de los suelos de vocación agrícola, de las selvas tropicales y otros ecosistemas frágiles; por las lluvias ácidas, capaces a su vez de destruir la vegetación y corroer el mármol de los edificios y las obras de arte que han resistido durante siglos la acción de la intemperie; por los efectos negativos de la acción nuclear; por los desechos tóxicos industriales; por la desaparición de los ríos y montañas; por la destrucción de la capa de ozono; y por los muchos otros efectos que se derivan de la aplicación de los avances científicos y tecnológicos, concomitantes del desarrollo industrial, del urbanismo y de toda la gama y facetas del desarrollo integral del hombre, dentro y por la sociedad.

La contaminación por desechos sólidos - la basura

Hemos indicado, que entre los elementos más contaminantes en el mundo moderno, destacan los desechos sólidos generados por los procesos industriales, por la agricultura y por el consumo humano. A la mayor parte de estos desechos, especialmente la originada en los hogares, se les denomina "basura", concepto que los califica de materia inútil e indeseada, cuya cantidad generada o producida por habitante varía de un país a otro según el desarrollo económico y social de ellos. Es así, que en ciudades como Los Ángeles (USA), la generación de basura ha alcanzado la cantidad de 1.400 Gms/Hab/Día, estableciéndose como patrón promedio, la cantidad de 1.200 Gms/Hab/Día, cuyo factor sirve generalmente para los cálculos en la prestación del servicio de recolección, y hoy, para su industrialización.

Durante muchos años, los desechos sólidos se han tratado mediante los siguientes procesos: incineración; transformación en abono; abandono en terrenos sin uso o no urbanizados; entierro; o tirada al mar. Procesos que, en formas diferentes, y en mayor o menor plazo, han generado graves problemas de salud pública. Hoy se trata de crear conciencia y hacer comprender, que estos desechos (basura), no son otra cosa sino materia orgánica e inorgánica, en una fase de inutilidad temporal luego del uso de un bien intermedio o de consumo, pero que, como elemento natural contiene la misma conformación química o celular de los elementos que lo constituyen, originados y extraídos de la naturaleza como recursos naturales y que, mediante procesos tecnológicos adecuados pueden recuperarse para su reutilización.

El reciclaje de los desechos sólidos

Al respecto, existe actualmente en el mundo una campaña social, que, trata de evitar el daño contaminante que producen estos desechos, promoviendo la importancia y el beneficio de su reutilización, para al campo social, en especial a la salud. Nace así la campaña mundial por el reciclaje de los desechos sólidos. Campaña a la que no ha escapado Venezuela, dada su importante generación de basura. Según una "auditoría ambiental" realizada por la organización sin fines de lucro (ONG), la Fundación Bioma; a partir del año 1.990 se ha hecho progresivo el incremento de generación en Venezuela, partiendo de ese año con la generación de 12 mil toneladas diarias de desperdicios, de cuya cantidad, se estima en un 38% los desechos de origen industrial y el restante 62% generado en los hogares.

Como estimación en países en desarrollo, la "basura" doméstica la integra: un 35% de papel y cartón, un 33% de desechos alimenticios, y el resto lo constituyen: vidrio, plásticos, elementos metálicos y otros materiales. Por su parte, las organizaciones ambientalistas y conservacionistas trabajan en la concientización de la población, con el fin de lograr un efecto positivo hacia el reciclaje de estos desechos y presionan a los organismos gubernamentales encargados del problema sanitario, para que busquen alternativas, que, aprovechando las ventajas económicas de este proceso, ayuden a eliminar el problema contaminante, sin embargo, no ha habido mucho progreso en el interés gubernamental al respecto. No obstante es de justicia reconocer que al presente, la campaña ha logrado un pequeño avance. Se ha creado conciencia, pero dada la condición consumista del venezolano, habitante en más del 70% en los centros urbanos; donde crece la generación de basura por encima de un kilogramo/día por persona, se hace necesario aunar esfuerzos y celeridad a las soluciones para la disposición final de los desechos. Se persigue con ello, no solo eliminar el problema contaminante, sino la industrialización del reciclaje, con lo cual se lograría un aumento en las fuentes de trabajo, la economía en la explotación de los recursos y el ahorro de divisas.