POR LA VEREDA VERDE:

GASOLINA SIN PLOMO

Después de bastante tiempo, Venezuela, uno de los mayores y principales productores de petróleo del mundo, entro en la onda del "combustible verde" o gasolina sin plomo. Pero es curioso que comenzó a ofertarse en el mercado únicamente para los vehículos importados y los que se comenzaron a producir en el país con "catalizador", una suerte de artefacto, que incorporado al sistema de escape del automóvil, reduce la cantidad de sustancias contaminantes en el gas que se genera de la combustión de la gasolina.

La gasolina sin plomo aparece a principios de la década de los 70´ como resultado del aumento de la conciencia pública acerca de la contaminación atmosférica. Desde 1975 todos los automóviles nuevos fabricados en Estados Unidos cuentan con catalizadores que reducen las emisiones contaminantes. Pero, dado que el plomo hace inocuo el catalizador, se empezó a producir gasolina sin plomo. Los países más desarrollados han seguido también esta tendencia, sobre todo gravando con impuestos adicionales el uso del combustible con plomo.

Por curiosidad ecológica acudimos a la investigación, para descifrar el contenido del mensaje emanado de PDVSA, que ha llegado al extremo de atemorizar a los propietarios de vehículos de vieja generación (antes del 2000), para que no usen este combustible que si bien es cierto, es inocuo para la transformación de los gases contaminantes, si elimina el plomo del ambiente.

En el tratamiento del tema de la "problemática ecológica", conocemos que el catalizador contiene pequeñas bolitas recubiertas de metal (paladio o platino), cuyo fin es lograr que, cuando los gases que van al escape pasen por él, favorezcan las reacciones químicas y transformen el monóxido de carbono y otros elementos hidrocarburos, en algo más inocuo, como el dióxido de carbono o el agua. Siendo evidente que, aparte de la eliminación de las emanaciones de plomo al ambiente, cuyo beneficio a la salud ciudadana está descontado, sin el catalizador no se logran otros resultados descontaminantes, pero el uso del catalizador con gasolina corriente (con tetraetilo de plomo), hace que los catalizadores (bolitas de paladio o platino) se recubran de plomo y no actúen a plenitud, pero en ningún caso, salvo mejor opinión "científica" que sería interesante conocer, se producen daños al vehículo que la use.

Es entendido que, el uso del tetraetilo de plomo en la gasolina fue el producto de un proceso investigativo tendente a dar mayor eficiencia al combustible y hacerlo antidetonante. En los motores de alta compresión se creyó necesario usar una gasolina que se queme de manera uniforme y total para prevenir las detonaciones, que son los sonidos y los daños causados por la ignición prematura de una parte del combustible y del aire en la cámara de combustión. Las propiedades antidetonantes de este combustible están relacionadas directamente con su eficiencia y dependen del índice de octano.

Se logró entonces una gasolina obtenida mediante craqueo con mejores propiedades antidetonantes que la de destilación y se descubrió, que cualquier gasolina puede mejorarse mediante la adición de sustancias como el tetraetilo de plomo, pero mas tarde, desde que se descubrió que las emisiones de plomo generadas de la combustión de estas gasolinas son peligrosas para la salud, entre otros efectos, por el incremento de la presión sanguínea, se intensificó la investigación para lograr otras formas de reducir la detonación. Deducimos entonces, que el lograr una gasolina sin plomo que reemplaza a la de mayor octanaje actual, se obtuvo un producto de mejor calidad y eficiencia, por lo que no entendemos la restricción de su uso. Por el contrario, pensamos que debiera instaurarse una campaña para la instalación de catalizadores en vehículos cuya vida útil puede estar hasta los 15 o 20 años, como es la práctica y costumbre en Venezuela.

Con criterio ambientalista, pensamos que la campaña por generar combustible sin plomo debe ser un mandato a corto tiempo y deber evitarse la falsedad en la publicidad, para justificar el costo del combustible. Se engaña al venezolano al decirle que el uso de la boquilla pequeña en los surtidores es para evitar que se use este combustible en los vehículos de mayor data que el 2000. Debemos recordar que la boquilla fue implementada en EEUU, para evitar que los vehículos nuevos usaran combustible con plomo. Una medida ecológica, no económica. De hecho, todos los vehículos importados desde la década de los 80´ tienen el tanque para estas boquillas, lo que obligó a los surtidores a implementarlos con ellas. En Venezuela, hubo necesidad de instalarlos en las estaciones de servicio para surtir a los vehículos importados que fueron muchos en esa década.

Tenemos hoy una nueva PDVSA, cuya conciencia nacionalista debe imperar por encima de la económica. Sabemos que producir gasolina sin plomo genera un costo mayor en su producción, sin embargo, no tiene parangón el beneficio que ello genera a la salud nacional y la universal, por lo que debe hacerse un gran esfuerzo en cambiar radicalmente la gasolina con plomo, aunque haya que aumentar el precio, compartido con el subsidio que la empresa nacional o el propio Estado debe aportar mientras tanto. Muchos países en todo el mundo, están aprobando medidas cada vez más severas para el control de emisiones tóxicas, y son numerosos los países que ya comercializan gasolina sin plomo. Para ajustarse a la normativa vigente sobre emisiones contaminantes, desde principios de los años ochenta todos los vehículos fueron diseñados para el uso del catalizador, por lo que es factible una campaña para su instalación o reinstalación, a mas de la producción de solo gasolina sin plomo.

No debiéramos seguir un modelo economicista, sino ecologista y desechar en la estrategia nacional la tesis del manejo del recurso solo desde el punto de vista mercantil, aunque sea mediante impuesto a la contaminación. No tiene sentido contaminar nuestro ambiente, para lograr mejores efectos económicos en la Industria Petrolera. Nada ganamos con aparentar tener la mejor empresa petrolera por el rendimiento económico, que no lo es, a costa de la calidad de vida de nuestro entorno.

En Estados Unidos y en otros países, las empresas no tienen alternativas, la política anticontaminación la impone el gobierno y las empresas se adaptan a ella. No es posible que en Venezuela, la industria petrolera, que es y seguirá siendo del Estado, imponga políticas de espaldas al ciudadano propietario del insumo.

De acuerdo a sus informes, algunas de las empresas productoras de gasolina pensaron como alternativas, una gasolina sin plomo alta, o toda sin plomo, quedado el asunto en lo técnico. Deducimos entonces que, no existen trabas de orden mecánico ni químico en el asunto. Todo depende de la respuesta del consumidor final.

Pensaron los productores, que "seguramente la preferirán quienes posean automóviles con motores más modernos, es decir, modelos con un uso no mayor de tres años". Estimaron que, al igual que ha sucedido en otros países, como Argentina y Uruguay, por ejemplo, en Venezuela tomará entre 10 y 20 años para que por lo menos 90% de los automóviles puedan utilizar gasolina sin plomo. Imaginándose que durante el primer año, la demanda de este tipo de combustible será muy baja. Es decir, contrario a lo impuesto en otros países importadores, es discrecional el uso de la gasolina no contaminante. Priva por lo tanto el juego de la oferta y la demanda sin consideración del derecho al medio ambiente limpio.

Según el informe de las operadoras, en Perú la experiencia fue distinta, porque hay cuatro gasolinas diferentes, desde 84 octanos hasta 97 octanos. Al principio lo que se hizo fue vender gasolina sin plomo de 90 y de 97 octanos, y se dejaron con plomo las de 84 y 95 octanos. Hoy, salvo la de 84 octanos, ninguna otra tiene plomo. Pareciera que en Perú existe mas racionalidad.

Hoy en Venezuela, el incremento del precio del petróleo es una buena coyuntura para mejorar el poder adquisitivo del venezolano, lo que permitiría un aumento en el costo de la gasolina y la instalación del catalizador, sustituyendo en el menor plazo posible, toda la producción de gasolina con plomo.