Página Ecológica
  Bienvenido al Portal de la Cátedra de Derecho Ecológico de la Universidad Santa María
CARACAS - VENEZUELA
   

INICIAL  CATEDRÁTICOS   EDITORIAL  ARTÍCULOS  TEMAS  PROGRAMA   BIBLIOGRAFÍA  LEGISLACIÓN   BUSCAR   SU REQUERIMIENTO   CHAT   SUGERENCIAS   ARCHIVO  CONTÁCTENOS   

DOCUMENTOS

LIBROS

Seguridad, Defensa y Desarrollo    

La Justicia Militar para el Siglo XXI

Economía, Ambiente Derecho Minero y Derecho Petrolero 

Derecho y Economía del Ambiente y de los  Recursos Naturales

PONENCIAS

Convenio Internacional sobre la Diversidad Biológica

Cumbres sobre la Tierra: Río 1992, Kioto 1997, Johannesburgo 2002, Copenhagen 2009, Cancún 2010, Río+20 2012 y otros acuerdos internacionales)

Educación Ambiental e Indigenismo

Educación Ambiental en Venezuela 

Revolución Verde o Reforma Agraria 

Derechos Ambientales en la Constitución de Venezuela

Derechos Humanos Ambientales

Haga click para enviar correo

 

   Usted es el visitante Nª Hit Counter

ARTÍCULOS

De nuevo en la Web. Con un caluroso saludo a todas aquellas personas que nos honran con su visita. recordamos que este portal sirve de aula en la calle de nuestra Cátedra "Derecho Ecológico"

La Amazonía Venezolana

Enrique Prieto Silva

Como preludio del estudio amazónico, no podemos apartarnos del conocimiento de lo mitológico y la interpretación de los mitos y cuerpos de una cultura en particular, por cuanto como fenómeno cultural complejo podemos encararlo desde varios puntos de vista. Podemos, desde el punto de vista de esta región tal vez misteriosa, hoy de gran interés para la humanidad, que considera a la Amazonía como el último pulmón vegetal del planeta. Igualmente, no en vano debemos recordar, que casi todas las culturas poseen o poseyeron alguna vez mitos y vivieron en relación con ellos.

La Amazonía es característicamente imponente. Pareciera originar su nombre de la mitología Amazona griega, raza de mujeres guerreras que excluían a los hombres de su sociedad, despreciaban sus hijos varones y a las hijas las entrenaban como arqueras para la guerra. Se quemaban el seno derecho para facilitar el uso del arco, y de esta práctica se deriva el nombre de amazonas que significa sin pecho.

La Amazonia en el continente americano es la amplia región natural que se extiende de norte a sur entre el macizo de las Guayanas y el escudo o macizo Brasileño, y este a oeste desde el océano Atlántico hasta la cordillera de los Andes, con una superficie de 7.000.000 km2, extendidos en territorios de Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana Francesa. Es una importante e impresionante región, si la ubicamos al sur del continente americano, que se extiende desde Alaska hasta La Patagonia, es decir, desde el polo norte hasta el polo sur, donde ha confluido una gran gama de culturas, casi sin predominio, aunque se han producido nuevos y variados prototipos culturales producto del mestizaje, que se confunde imperceptiblemente en todas las regiones, al extremo de ver no solo similitud sino igualdad en los estilos.

Dentro de eta Amazonía, encontramos la zona amazónica venezolana, que adquiere gran relevancia, por cuanto siendo Venezuela el país mas al norte de la América del Sur, marca la diferencia territorial entre el Mar Caribe o de las Antillas, con todo el territorio amazónico situado al sur del rio Orinoco, que es el mayor río de Venezuela, limítrofe con Colombia, y uno de los más largos de Sudamérica, con una longitud aproximada de 2.140 km. Su nacimiento se localiza precisamente en las tierras altas de la Amazonía venezolana, sobre las estribaciones de la sierra de Parima, en el extremo sureste de Venezuela, en la frontera con Brasil. Toma parte del caudal del río Negro, afluente del Amazonas y continúa hacia el noroeste formando una frontera natural entre Venezuela y Colombia. Al final, luego de tomar dirección noreste a través de los llanos y mesas de Venezuela, desemboca en el océano Atlántico. El delta del Orinoco conforma un área de aproximadamente 20.700 km2, con un drenaje básico de aproximadamente 1.165.500 km2, y un promedio de descarga de cerca de 30 millones de litros por segundo, que aumenta en la temporada de lluvias. El Orinoco es navegable por barcos de gran calado al estar dragado el tramo entre Boca Grande y Ciudad Guayana durante 404 kilómetros.

Es de gran peculiaridad la zona que comprende la región amazónica en Venezuela, por cuanto en ella, separadas del resto del país por el amplio arco del río Orinoco, se originan las formaciones del llamado Escudo o Macizo Guayanés, conformación geológica que denotan el desgaste de la conformación terráquea terciaria en esta, una de las zonas mas viejas del planeta. Se origina de este fenómeno natural una belleza escénica que se prolonga por toda la Amazonia venezolana con la denominación de Gran Sabana, con las imponentes sierras de Parima y Pacaraima, y la conformación de numerosos tepuyes, nombre que se da a las mesetas tubulares, que demuestran el desgaste montañoso. Paisaje que continúa y se une a la frontera con Brasil.

En su extremo nororiental destacan las tierras bajas del delta del Orinoco. A su vez, entre las riberas del Orinoco y los 6° de latitud N, el paisaje guayanés se manifiesta en llanuras con altitudes que oscilan entre los 200 y los 500 m, dominando el clima llanero y las formaciones de sabana. Al sur de este paralelo predominan grandes tepuys, entre los que destaca el Auyan Tepuy (2.450 m) que alberga el Salto Ángel, una espectacular cascada de 979 m, la más elevada del mundo, que se encuentra en el río Churún, afluente del Carrao. Como peculiaridad, en esta zona dominan las formaciones selváticas.

Como vemos, ubicado en el gran espacio que marca la Amazonía, Venezuela es el país con la más ventajosa ubicación geográfica del subcontinente suramericano, que lo transforma en la puerta de entrada de esta parte de América. País poco conocido por sus bellezas y encantos y muchas veces no bien tratado por los publicistas y ensayistas, a quienes no podemos culpar, porque su emblema y carta de presentación siempre ha sido el de productor y exportador petrolero, a pesar de ser un país premiado por la naturaleza con un emporio de riquezas naturales, que desataca en el planeta.

Además de la belleza escénica, es indiscutible el emporio de riqueza de esta zona que ocupa el 49% de los 916.445 k2 del territorio nacional. El mundo sabe que Venezuela, a pesar de no tener tradición minera, cuenta con un potencial minero mundialmente reconocido, que se une a una naturaleza hermosa y variada. En esta región, se encuentra el 100% de las reservas en mineral de hierro, aluminio y acero, más del 60% del potencial hidroeléctrico del país, conjuntamente con el 80% del agua dulce.

La zona amazónica venezolana, mas conocida como la Guayana venezolana, se encuentra al sur del país, siendo históricamente la parte políticamente más olvidada, a pesar de ser la porción territorial más rica en minerales y agua. Es reconocida mundialmente por la existencia de los tepuyes, conformaciones geológicas que distinguen la zona, donde las frecuentes y fuertes lluvias, los vientos y los ríos que nacen en la zona, han ido tallando el terreno, dando lugar a un relieve abrupto e irregular por donde fluyen caudalosos cursos de agua que a menudo forman grandes cataratas y saltos, conformando la belleza escénica de una de las regiones naturales más bellas del mundo, en un ambiente de naturaleza virgen, Del sur de Venezuela se habla como en cuentos cinematográficos y de novela. Se recuerda a Doña Bárbara y a Canaima, prosas novelescas del insigne novelista venezolano Rómulo Gallegos y se advierte del Orinoco, el Caroní, el Caura, el Carrao y otros ríos, como reservorios de leyendas indígenas, que evocan al Auyantepuy y su soberbio Churun Meru (Salto Angel), antigua séptima maravilla del mundo, pero serán siempre los tepuyes, las conformaciones geológicas que distinguen la zona y con las caídas que brotan de ellos, conforman la belleza escénica de una de las regiones naturales más bellas del mundo.

La Guayana venezolana como parte de la Amazonía es ambiente, es naturaleza virgen, en el mayor pulmón vegetal del mundo. Pero en función social y de soberanía territorial, siempre han sido cíclicos planes de desarrollo, denominados la "Conquista del Sur", cuyo mayor interés ha sido el intento de poblar la frontera sur, siempre olvidada por todos los gobiernos, pero muy recordada y trajinada por una gran masa de pobladores ermitaños y aventureros, que insurgen en ella para la explotación de su virginal minería. Pero no debemos olvidar que, cualquier conquista que se quiera hacer del sur de nuestro país, tiene que considerar el olvido mencionado, que ha creado una cultura de la ignorancia y del descuido, imposible de apartar, sin ser atacado por la vorágine de la selva, de los indígenas y de los mineros. Ojala y este intento, no se pierda en la vociferación que siempre acompaña a nuestros ideales de patriotismo, y no se transmute a la órbita de lo ilusorio.

Sin dudas, podemos hablar de Guayana, y en definitiva surgirán los conocimientos de indios, de ríos, de tepuyes, de selvas y de minas. Allí ha surgido siempre la fiebre del oro, no por azar, sino porque en realidad, el mundo sabe que Venezuela, a pesar de no tener tradición minera, cuenta con un potencial minero mundialmente reconocido, siendo en realidad un país inmensamente favorecido en recursos minerales, que se une a una naturaleza hermosa y variada. La región de Guayana debe ser conocida por todos los venezolanos, pues no podemos pasar por alto que, ella representa el 49% del territorio nacional; posee el 100% de sus reservas en mineral de hierro, aluminio y acero, más del 60% del potencial hidroeléctrico del país, conjuntamente con el 80% del agua dulce, que se presenta en grandiosos ríos y saltos naturales, incrementado el potencial hidroeléctrico con el lago de Guri que sirve de fuente a la electrificación del Caroní (EDELCA).

De petróleo no se diga, posee Venezuela el depósito o mayores reservas de petróleo pesado y extrapesado del mundo. En números, en las áreas tradicionales, posee un estimado de 17.500 millones de barriles de petróleo liviano y mediano; y unos 47.500 millones de barriles de petróleo pesado, para un gran total de reservas, estimadas en 64.500 millones de barriles de petróleo, estimándose descubrir nuevas reservas para llegar a los 100.000 millones de barriles de petróleo. Le agregamos una reserva probada de 59 millones de millones de pies cúbicos de gas asociado al petróleo. Y por si fuera poco desde hace varios años explota la denominada "Faja Petrolífera del Orinoco", ubicada al norte del río de este nombre, el mayor río de Venezuela y uno de los mayores de América, que forma en conjunto una de las grandes reservas de agua de la zona amazónica, junto con el río Amazonas ubicado en Brasil, país limítrofe al sur. Increíblemente, esta Faja de petróleo pesado y extrapesado, con reservas estimadas en 267 mil millones de barriles.

Pero dejemos de hablar de petróleo. ¿Qué tal?, Venezuela es el tercer país con la mayor diversidad biológica de América y el séptimo del mundo. Esta, dentro del gran complejo biológico que cubre su parte continental, la insular y la acuática con sus grandes ríos como el ya nombrado Orinoco, el Apure, el Caura, el Arauca, la mayoría ubicados o nacientes en el Gran Macizo Guayanés, conformado por un sólido territorio rocoso de las tierras mas viejas del mundo, entendidas como de la edad terciaria, cuyo paisaje es increíblemente bello y un clima tropical permanente de 15º C promedio. Macizo, conocido como la "Gran Sabana", estructurado montañoso con conformaciones o elevaciones llamados tepuyes. Uno de ellos, el Auyan Tepuy, con una altitud de 2.450 m, desde donde deja caer desde una altura de 1007 metros la cascada ininterrumpida mas alta del mundo, llamada por los indígenas locales el Churun merú, mejor conocido mundialmente como el Salto Ángel, la "Séptima Maravilla del mundo". Es el centro principal del gran parque nacional "Canaima" conocido mundialmente por la obra insigne del gran novelista-político venezolano Rómulo Gallegos, quien no amerita presentación. Y no podemos olvidar, que este territorio venezolano integra y es parte de la Amazonía, el mas grande pulmón del mundo, declarado patrimonio universal.

Indiscutiblemente, Venezuela es un país para querer, por supuesto, orgullo venezolano y latinoamericano. Su conformación geográfica al sur del Mar Caribe le da un cuadro marino apetecido por viajeros del mundo. Allí es el encuentro en sus ensenadas, bahías, lagos, islas y archipiélagos. Ya figuran en los centros turísticos del mundo las ofertas para parques nacionales como el antes mencionado Canaima, los Médanos de Coro, el Parque Mochima, Los Roques, Morrocoy; la Sierra Nevada de Mérida, donde se ubica el Pico Bolívar, la mayor elevación en Venezuela de la derivación montañosa del Sistema de Los Andes con 5.007 metros de altitud. Allí encontramos el teleférico mas largo y alto del mundo con 4.765 metros hasta el Pico Espejo.

En la parte norte de Venezuela hay que mencionar la existencia del mayor lago de la América del Sur, el Lago de Maracaibo, que cubre una superficie de 13.280 km2 Tiene gran importancia porque es una cuenca de aguas dulce procedente de ríos, muchos de ellos que nacen en la llamada Sierra de Perijá, derivación del Sistema de Los Andes, que marca la frontera con Colombia. El lago se comunica con el Golfo de Venezuela, que ea parte del Mar Caribe, lo que hace que las aguas del lago tengan sabor salobre. Es la capa superior de una de las mayores reservas de petróleo liviano y extraliviano, que lo han llevado a un grado muy alto de contaminación, hoy en una situación crítica por la eutrofización.

Venezuela es un país de variada topografía y clima, con la peculiaridad de tener un excelente sistema carretero en su mayor parte asfaltado y de rápida interconexión. Dos épocas estaciónales, una de lluvias, sin que deje de salir el sol y otra de verano o sequía. Extensas zonas de playas caribeñas con inmediato acceso a sistemas montañosos, por lo que ha venido configurando centros turísticos de calidad internacional, destacando entre ellos: la Isla de Margarita y el turismo aventura en las zonas selváticas del sur, con los ingredientes de programaciones de épocas de caza y pesca.

Para la ciencia, entre otros aporte de venezolanos, es de resaltar la labor del médico venezolano recientemente fallecido Jacinto Convit, premio Príncipe de Asturias (1987), especialista en enfermedades parasitarias e investigador sobre enfermedades como la leishmaniasis, la oncocercosis o la micosis, cuyos estudios tocan aspectos como la inmunopatología, la epidemiología, el control y la terapéutica de estas enfermedades. Resalta su contribución especial al conocimiento de la lepra y otras enfermedades infecciosas y parasitarias, que lo condujeron a la elaboración de una vacuna contra la lepra.

Pero al hablar de Venezuela, no podemos dejar de reseñar la figura de quien fuera catalogado como el genio de América, Simón Bolívar, capitán de la gesta libertaria iniciada en la segunda década del siglo XIX. Surge entonces de Venezuela para América, este caraqueño descendiente de españoles, quien se convirtió desde 1813 en el máximo conductor de la revolución suramericana, que culminó con la emancipación de Sudamérica del poder colonial español. Recibió el título de Libertador, cuya hazaña completó con la liberación de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Panamá y Bolivia.

Arriba

 

Última modificación: 14/10/2014

NUESTRA SEDE: FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD SANTA MARÍA -  ESCUELA DE DERECHO - CÁTEDRA DE DERECHO ECOLÓGICO - CARACAS-VENEZUELA

                                                                                                                                                           

  Copyright © 2005 [ipf-Prieto Figueroa & Asociados]. Reservados todos los derechos.