Página Ecológica
  Bienvenido al Portal de la Cátedra de Derecho Ecológico de la Universidad Santa María
CARACAS - VENEZUELA
   

INICIAL  CATEDRÁTICOS   EDITORIAL  ARTÍCULOS  TEMAS  PROGRAMA   BIBLIOGRAFÍA  LEGISLACIÓN   BUSCAR   SU REQUERIMIENTO   CHAT   SUGERENCIAS   ARCHIVO  CONTÁCTENOS   

DOCUMENTOS

LIBROS

Seguridad, Defensa y Desarrollo    

La Justicia Militar para el Siglo XXI

Economía, Ambiente Derecho Minero y Derecho Petrolero 

Derecho y Economía del Ambiente y de los  Recursos Naturales

PONENCIAS

Convenio Internacional sobre la Diversidad Biológica

Cumbres sobre la Tierra: Río 1992, Kioto 1997, Johannesburgo 2002, Copenhagen 2009, Cancún 2010, Río+20 2012 y otros acuerdos internacionales)

Educación Ambiental e Indigenismo

Educación Ambiental en Venezuela 

Revolución Verde o Reforma Agraria 

Derechos Ambientales en la Constitución de Venezuela

Derechos Humanos Ambientales

Haga click para enviar correo

 

   Usted es el visitante Nª Hit Counter

ARTÍCULOS

De nuevo en la Web. Con un caluroso saludo a todas aquellas personas que nos honran con su visita. recordamos que este portal sirve de aula en la calle de nuestra Cátedra "Derecho Ecológico"

La Minería en Guayana

Enrique Prieto Silva

Como principales factores influyentes en la problemática ecológica venezolana podemos mencionar: El alto índice de crecimiento poblacional y la densificación de algunas regiones y ciudades del país; El éxodo del campesino hacia las grandes urbes, que ayudan al incremento del fenómeno de la densificación o concentración indicada; El creciente desarrollo industrial; La voluminosa explotación petrolera; La reiterada y ancestral práctica del monocultivo, del conuco y del uso del fuego como medio de renovación de los cultivos; Una acción que ha tomado auge recientemente motivada a la crisis económica del país, como lo es el renacimiento de “El Dorado”, es decir, la explotación masiva de los reservorios mineros de Guayana y Amazonas.

Al fin, los venezolanos nos damos cuenta que el deterioro de la naturaleza es progresivo. El recurso agua, sufre un grave deterioro orientado a su disminución en grandes cantidades. En este sentido se han sido identificadas, 135 cuencas hidrográficas, de las cuales 32 han sido declaradas críticas y prioritarias, por cuanto están afectadas por los fenómenos de la erosión y la invasión o penetración poblacional, que de inmediato actúa sobre el hábitat, ocasionando graves daños en sus zonas protectoras. Factor de deterioro, que es notorio en la actividad industrial desarrollista y en los antes indicados espacios declarados reservorios diamantíferos y auríferos.

Es notorio el deterioro y el alto grado de contaminación de los lagos de Maracaibo y Valencia; así como de los nacientes de nuestros cursos de aguas que vienen de Colombia, producto de los sabotajes y atentados guerrilleros a oleoductos de ese país, y el constante uso de materiales contaminantes para la producción de drogas. Todo ello agrava y deja fuera de control el problema, cuyo enfrentamiento escapa en gran parte al adoctrinamiento y concientización nacional.

También es notoria la contaminación por desechos industriales y basura, de las zonas donde se incrementa la actividad industrial y la comercial. Ejemplo de ello, es la contaminación que sufren las ciudades comerciales del Estado Nueva Esparta con su Puerto Libre, y las zonas circundantes de Valencia, Ciudad Guayana y Maracaibo.

LA EXPLOTACIÓN Y LA DEPREDACIÓN MINERA EN GUAYANA

La historia de la explotación minera en Guayana, comienza a partir del año 1700, cuando llegan a la zona los conquistadores, misioneros y aventureros, quienes de dedicaron a esa actividad.

En 1936, con la promulgación de la Ley de Minas, surgen en la región, zonas específicas de explotación especialmente de oro, tales como: El Perú, el Callao, San Miguel y otras adyacentes a la población del El Dorado. Fue característica de esta época, una explotación, con poco e insignificante daño ecológico o ambiental, porque a la actividad se dedicaban pocas personas, había limitado acceso y los útiles de explotación eran rudimentarios.

 La Explotación Minera Ilegal

Es a partir de 1960, cuando la explotación adquiere características y dimensiones mayores, al dispersarse en la zona los explotadores, utilizando maquinarias y equipos de mayor poder destructivo. Estos mineros se ubicaron en las cuencas de los ríos Caroní, Paragua y Carrao, estimándose entonces unas 15.000 personas.

Más tarde, se ubican en las cuencas de los ríos Cuchivero, Guaniamo y Quebrada Grande, cuando aparece y se populariza “la bulla”, que atrae grandes masas de personas desde diferentes partes del país. Se estima que se instalaron en la zona, unas 30.000 personas.

En esta misma época, aparece la bulla de San Salvador de Paúl, que viene a completar la concentración de personas muchas de ellas, aventureros trasladados de las otras zonas de la misma región.

Ha sido característica principal de esta explotación minera, haberse permitido o tolerado, el empleo de procedimientos administrativos, técnicos y actividades que se encuentran al margen de la Ley. Ha sido poderosa la demagogia política, más partidista que económica y social, con lo cual, esta actividad desordenada se transformó en la legalización de procedimientos reñidos con la Ley. El Estado, con los ojos de sus funcionarios civiles, policiales y militares, compusieron la norma, mediante la instrucción de Procedimientos Operativos Vigentes (POV), que luego de crear costumbre, han sido difíciles de erradicar; todo por la ignorancia del minero, que con el amparo de la dirigencia sindical y parlamentaria, han creído estar en poder de derechos legales adquiridos, con la práctica tolerada. Sin dudas, la explotación minera en la región Sur del país, en un 80% ha sido ilegal desde hace muchos años.

Se considera legal la explotación mediante concesiones, por cuanto mediante Decreto 2.039 del 15 de febrero de 1977, fue abolido el sistema extractivo del “libre aprovechamiento”. Sin embargo, los concesionarios, muchos de ellos extranjeros nacionalizados, han abusado de la tolerancia o ignorancia de nuestras autoridades, para realizar explotaciones mediante el mismo derogado procedimiento del libre aprovechamiento, en este sentido, dan en arriendo dentro de su concesión, áreas pequeñas a los mineros ilegales, quienes pagan el arriendo mediante el aporte de un porcentaje del mineral extraído. Mas adelante, al tratar el tema del Derecho Minero, haremos referencia de todo el proceso evolutivo de esta actividad en Venezuela.

Los Garimpeiros

Siguiendo el análisis de la problemática ecológica en Venezuela referida a la actividad minera, es necesario recordar que, a comienzos de la década de los 90’ apareció con renombre la figura, que por mucho tiempo llenó grandes centimetrajes en la prensa nacional, son los llamados “garimpeiros”, cuya terminología se traduce en “buscadores de oro”. Es un producto brasileño derivado de la grave situación económica y social de sus habitantes del norte, cuya cantidad se estima en número de 1.000.000. Ellos se internan en la selva fronteriza con Venezuela, con la consigna: “El pobre tiene dos salidas: ganarse la lotería o arriesgarse como minero.. . ”. Así han penetrado y se han apoderado de las minas del estado de Roraima[1], cuya riqueza minera la han estimado en el orden de los 50 mil millones de dólares. En la misma zona, se movilizan unos 9.000 indios Yanomani, quienes sin nacionalidad deambulan y emigran en la zona de la Amazonia[2], en la cual se incluye el territorio sur de Venezuela.

Desde 1987 comenzó un flujo continuo de millares de mineros hacia la sierra de Surucucu[3], ubicada dentro del Parque Roraima, el cual fué creado el 1/3/89 al oeste de Venezuela y suroeste del la Amazonia Brasileña. Para su incursión, utilizan todas las vías disponibles: camino, ríos y trochas por la espesa selva, o mediante vía aérea, utilizando pistas de hasta 200 mts. En los estudios sociales nacionales e internacionales, se ha determinado que esta situación ha sido causada por el abandono que ha hecho de su misión el INGRA, (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria de Brasil).

La actividad ilegal y desorganizada de estos mineros brasileños, se inició en las Minas del Mato Grosso al sur del Para; luego continuó en Sierra Pelada, hasta fecha posterior cuando se internan en el estado Roraima, al descubrir oro en este estado; y finalmente, en las tierras de los Yanomani, en las márgenes del Río Cuoto de Magalhaes al oeste de Boa Vista.

En nuestro país, luego de ubicarse estos buscadores de oro en zonas limítrofes con la República Federativa del Brasil, al conocerse su origen de este país vecino, afloraron los nacionalistas, con mayor fuerza que los ecologistas; quienes ubicaron el problema, más como una penetración de extranjeros a través de nuestras fronteras, que como una acción depredadora del sistema venezolano. En este sentido, ubicaron el problema dentro de la esfera de “la seguridad y la defensa nacionales”, lo cual motivó el uso de las Fuerzas Armadas en funciones militares, que normalmente corresponden como función propia y legal a la Guardia Nacional, que de derecho, es parte integrante de ellas.

¿Problema de Seguridad y Defensa?

Aun cuando nuestra reflexión está en el hecho de que desde cualquier lado que se le mire, el problema incide en la seguridad del Estado, por lo cual reclama su defensa; de no haber sido detectada la penetración de brasileños, no hubiéramos creado la alarma, que como hemos dicho, es un problema ecológico que viene ocurriendo y agravándose año tras año, sin que muchas de las voces que hoy se levantan, lo hubieran hecho. Es éste un viejo problema que nunca ha sido atacado políticamente, pero como consecuencia del desarrollo de la explotación minera en la frontera de Brasil, ha adquirido relevancia nacional e internacional, reuniéndose en él dos aspectos cual más importante uno que el otro: la delimitación fronteriza real y la degradación del medio ambiente.

Mientras tanto, como medida preventiva se ha hecho necesario racionalizar y organizar dentro de los parámetros legales la explotación por cuanto: 1º - Aún no se ha puesto en práctica de lleno la nueva Ley de Minas. 2º -Es deber del Ejecutivo Nacional, velar por la conservación y defensa de los recursos naturales del Territorio Nacional y su aprovechamiento racional a los fines del desarrollo integral del país. 3º -Las cuencas de los ríos Caroní, Caura, Paragua y Carrao, entre otros, constituyen fuente natural de recursos naturales, renovables y no renovables, constituyéndose por lo tanto en recursos estratégicos de Guayana y del País, para su desarrollo integral y sostenido. 4º -Gran parte de la Región de Guayana, está constituida por áreas de gran fragilidad ecológica.  5º -Existe en la zona el 80% del total generador de agua dulce del país. 6º - La cuenca del Río Caroní y su afluente El Paragua, constituyen la fuente principal de energía del País. Energía no contaminante, económica y prácticamente inagotable.

7º - Detección de altos niveles de contaminación de las aguas y de la fauna de los ríos de la zona, con mercurio y otras sustancias dañinas a la salud. 8º- Concurrencia de grandes masas humanas incontrolables, que se internan en las áreas boscosas de la región, sustraen cantidades desconocidas de mineral, que venden en el país o a compradores del exterior, sin control del Estado.  9º- Se hace uso indiscriminado de bombas de agua para presionar sobre las capas del suelo y subsuelo a los que además de invertirles sus horizontes, arrastran con ellos la flora, lavan y arrastran grandes volúmenes de tierra que conducen a los lechos de los ríos, donde se viene produciendo unas incontrolable sedimentación, que ha cambiado el curso de muchos de ellos, produciendo además constantes inundaciones. 10º-Destrucción masiva de áreas boscosas, especialmente en zonas adyacentes a las márgenes de los ríos (zonas protectoras). 11º-Presión directa e indirecta sobre la fauna de la zona, la que se ha venido diezmando o cambiando de hábitat, con los consecuentes desequilibrios ecológicos. 12º-La minería ha ocupado tierras de propiedad del Estado, de los municipios y particulares, suplantando por cambio de actividad o por presión, las pocas áreas de cultivo agrícola y ganadera existente en la zona. 13º-El indígena ha venido siendo suplantado por los mineros ilegales y por los garimpeiros, quienes les persiguen u obligan a abandonar sus actividades y hasta sus zonas seculares de vida. 14º-La acción demagógica de los sindicatos y de los partidos políticos, ha tomado la dirección de la actividad administrativa minera, la contratación y el cooperativismo, con bandera para el proselitismo y el mantenimiento de las masas desempleadas y los vagos aventureros, que se amparan en los partidos para su “modus vivendi”. 15º-La mayoría de los concesionarios vigentes para la explotación minera, tiene sus concesiones subarrendadas en forma irresponsable, a personas desconocedoras de la actividad minera, siendo su principal negocio la cuota de introducción, el canon de arrendamiento y el ejercicio del comercio con víveres de diferentes especies, a precios altamente remuneradores, además de comprar a los mineros el oro que producen a precios irrisorios sin ningún control fiscal.


[1] Roraima: Territorio de Brasil, situado en el N del país, junto a las fronteras con Venezuela y Guyana. 230.104 km2. 112.000 h. en 1987. La capital es Bõa Vista, con 44.000 h. en 1980. Debido a su situación en el dominio amazónico, es una región muy poco poblada (0,5 h./km2). Anteriormente se denominó Rio Branco. Su economía se basa en la ganadería y la explotación forestal. Recientemente su población se ha dedicado con furor a la minería.

[2] Amazonía, amplia zona de vegetación natural que se extiende entre los macizos de Guayana y Brasilia, y desde el Atlántico hasta los Andes. Su enorme superficie, 7.000.000 km2, está compartida por Brasil, en su mayor parte, y en menor proporción por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana Francesa.

[3] Surucucú, nombre común de una serpiente venenosa de la familia del crótalo, la más grande de América. En Brasil se le conoce también como surucutinga, en Costa Rica como cascabela muda, en Colombia como verrugosa y en Venezuela como mapanare.

 

Última modificación: 29/10/2014

NUESTRA SEDE: FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD SANTA MARÍA -  ESCUELA DE DERECHO - CÁTEDRA DE DERECHO ECOLÓGICO - CARACAS-VENEZUELA

                                                                                                                                                           

  Copyright © 2005 [ipf-Prieto Figueroa & Asociados]. Reservados todos los derechos.