La Problemática Ecológica 

La problemática ecológica podemos conceptuarla, diciendo que: “es la evolución y la incidencia de la acción del hombre sobre el Ecosistema, cuyo resultado se traduce en su deterioro y cambio morfológico; el estudio analítico del medio ambiente para determinar las causas o factores que influyen en el problema, sus efectos, tendencias, y las medidas de necesidad para la protección del ecosistema total o Mundo Biótico, donde el hombre es la célula fundamental, siempre con el gran ideal de lograr, mantener y mejorar la calidad de la vida”[1].

La problemática ecológica, concepción mental y psicológica de la “crisis”, alcanza su clímax en el momento cuando se da vigencia e importancia a la ecología, como ciencia fundamental en la protección del medio ambiente.

Los proyectistas de la Ley Penal del Ambiente, al referirse a la problemática ecológica en la Exposición de Motivos de la Ley, así se expresan:

“La problemática ambiental plantea un reto cotidiano y de alta política, por la cual demanda un cam­bio cultural en los órganos del Estado y la sociedad civil para lo cual se impone una labor educativa per­manente. La responsabilidad mayor compete a las élites políticas, judiciales, sindicales, empresariales, gremiales, académicas y comunicacionales, para crear una conciencia social ambientalista que supere la simple utilización racional de los recursos, que apenas es uno de los aspectos importantes. Se trata de garantizar su rendimiento sostenido y duradero, evitando reproducir en el modelo de organización y des­arrollo las causas que generan degradación, contaminación o destrucción.

FACTORES O CAUSAS DE LA PROBLEMÁTICA ECOLÓGICA

Los factores o causas que originan la problemática ecológica son de diferente índole, sin embargo, no es sino la acción irracional del hombre en su afán desmedido por transformar la naturaleza, la que produce los mayores estragos.

Como fenómenos naturales, se producen constantemente transformaciones dentro de la propia interrelación de los organismos que interactúan en el medio natural, pero estas transformaciones pueden considerarse como necesarias para el mantenimiento del ciclo biológico y para su equilibrio. No así, proceden en todos los casos las transformaciones originadas por el hombre, ya que la mayoría de las veces, éste en su afán desmedido por lograr el mayor beneficio en la utilización de los recursos, omite las más elementales leyes naturales. Pone así en peligro el ya mencionado equilibrio ecológico, cuyos efectos ponen de manifiesto lo que hemos dado en denominar la Problemática Ecológica o Ambiental.

Consideraremos como factores, o el conjunto de ellos, dos agrupaciones de procesos naturales provocados por el hombre, los cuales se transforman en autónomos y de gravedad progresiva, cuyo control por parte del mismo hombre se dificulta en la misma medida que progresa y se agrava. Estas dos agrupaciones son las producidas por la Explosión Demográfica y el Desarrollo.

1.-     Explosión Demográfica

La explosión demográfica es un fenómeno social que incide en la Ecología, al transformarse en factor de perturbación del medio ambiente y de los elementos que en él se desenvuelven. Se origina de la natalidad no controlada o de la aglomeración de personas en espacios ambientales limitados, o donde la densidad de población sobrepasa el límite de la capacidad de albergue y de los recursos que en él existen.

En consecuencia, podemos considerar como causas de la Explosión demográfica: a) el alto índice de natalidad; y b) la concentración ciudadana.

2.-    Alto Índice de Natalidad

El nacimiento es un fenómeno biológico natural, necesario para la perpetuación de las especies, sin embargo, se transforma en un problema social, en la medida que su incremento es desproporcionado con relación a los espacios vitales del medio ambiente y a los recursos que en él existen.

Es un fenómeno característico y predominante en los piases pobres y menos desarrollados, llamados también del Tercer Mundo, donde se hace más notorio por la reducida provisión de recursos conque cuentan y por los bajos niveles tecnológicos y educativos, que ayudan a incrementar: la poca capacidad productiva, los bajos niveles de rendimiento económico, el deficiente usufructo de los recursos escasos, su deterioro, desgaste y consumo innecesario hasta su destrucción.

De hecho, la natalidad se transforma en problema, en la medida que su incremento produzca, como hemos dicho, una población, que sobrepase el límite de la capacidad del espacio vital del medio ambiente y los recursos que en él existan. Ya que al producirse tal situación, la población en exceso presionará sobre ellos, ocasionando su deterioro o destrucción, transformándose en un problema ecológico cuya magnitud es impredecible.

El problema de la natalidad sobre índices ha sido analizado en diferentes épocas históricas, muy especialmente, cuando las crisis por escasez de recursos se han hecho sentir en la humanidad. Y aún, cuando el hombre ha sido siempre capaz de superar estas crisis, cada vez que aparece la dificultad para obtener los recursos en los niveles que los venía obteniendo, aparecen nuevas fórmulas para lograrlo y éstas siempre conducen al control de la natalidad.

EFECTOS DE LA PROBLEMÁTICA ECOLÓGICA

Del análisis anterior, surgió el conocimiento de los grandes problemas ambientales que detallaremos mas adelante:

1) El calentamiento global de la atmósfera (el efecto invernadero), debido a la emisión, por parte de la industria y la agricultura, de gases (sobre todo dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y clorofluorocarbonos) que absorben la radiación de onda larga reflejada por la superficie de la Tierra;

2) El agotamiento de la capa de ozono de la estratosfera, escudo protector del planeta, por la acción de productos químicos basados en el cloro y el bromo, que permite una mayor penetración de rayos ultravioleta hasta su superficie;

3) La creciente contaminación del agua y los suelos por los vertidos y descargas de residuos industriales y agrícolas;

4) El agotamiento de la cubierta forestal (deforestación), especialmente en los trópicos, por la explotación para leña y la expansión de la agricultura;

5) La pérdida de especies, tanto silvestres como domesticadas, de plantas y animales por destrucción de hábitats naturales, la especialización agrícola y la creciente presión a la que se ven sometidas las pesquerías;

6) La degradación del suelo en los hábitats agrícolas y naturales, incluyendo la erosión, el encharcamiento y la salinización, que produce con el tiempo la pérdida de la capacidad productiva del suelo

 Como consecuencia de estos fenómenos, que consideramos como factores o causas de la problemática ecológica, dos efectos se ponen de manifiesto en forma directa sobre la acción del hombre y en consecuencia, inciden y multiplican el factor degradante, destructor y contaminante del medio ambiente o ecosistema; ellos son:

1.-    El Incremento de las Necesidades Humanas

Se deriva de la “explosión demográfica” y de la “concentración ciudadana”. Obliga a que la acción del hombre presione sobre los elementos del sistema ecológico.

 Las necesidades humanas crecen en cantidad, aunadas al desarrollo cultural que le es inherente. En este caso, el crecimiento es desmedido en cuanto a las necesidades básicas, es decir, las fisiológicas que pesan sobre el hombre para su subsistencia, dada la dificultad para la consecución de los recursos necesarios para la manutención y para lograr el mínimo de calidad de visa.

Es evidente, que estos dos factores que aumentan el índice poblacional, presionan sobre el propio medio ambiente.

2.-    La Acción Devastadora de la Naturaleza

Simultánea con la explotación de los recursos naturales, se produce la acción destructora de la naturaleza en otros recursos naturales, especialmente: suelos flora y fauna.

Aparece la irracionalidad en las exploraciones y explotaciones: agrícolas, pecuarias, mineras, forestales y acuíferas.

La acción de estos fenómenos, concluyen en resultados del deterioro del medio ambiente y de los recursos que en él se encuentran, mediante las siguientes consecuencias:


[1] Prieto Silva Enrique, “Derecho y Economía del Ambiente y de los RRNN”. Edic. Inversiones Prieto Figueroa. Caracas. 2016    http://amzn.to/2tl01oL